30 de octubre de 2014

Halloween

Hola buenos días...

Halloween, ya lo tenemos aquí y como hoy mi cabeza se fue mucho de paseo... quiero compartir con vosotros este pequeño loco relato para este día ;)



Halloween


Halloween…

Ahí estaba otra vez, señalado en rojo en el calendario que colgaba de la cocina con un imán de gato negro riéndose de ella. Tenía el parpadeante cursor delante señalándola incansable, como si fuese el mismísimo Nelson de los Simpson, y la pantalla del móvil todavía iluminada con el mensaje de su editor. Querían un maldito relato para ese día y no había modo que consiguiese teclear ni una mísera palabra porque lo tenía atragantado. Había buscado todo lo relacionado con Halloween, Samhain, Todos los santos, mitos, series… pero nada, era incapaz porque ella y el miedo nunca se había llevado bien. Era bastante aprensiva, y no se le daba nada bien escribir sobre terror ¿por qué a ver, qué era el miedo? Un sentimiento caprichoso y sugestivo que variaba según personas.
De pequeña había temido las sombras de la oscuridad de su cuarto, que de debajo de su cama saliese cualquier cosa atrapándola, quedarse paralizada mientras algo ascendía por sus piernas y el sentido del oído se agudizaba. Objetos moviéndose, ojos rojos… o la simple sensación de no estar sola o temer escuchar otra respiración a parte de la tuya cuando sabes que no hay nadie más. No, no le gustaba ese género pero si las series con seres sobrenaturales.
Pero claro, tampoco podía usar lo típico, ni siquiera el tío buenorro que aparece misteriosamente en la casa de la protagonista prometiéndole el mejor orgasmo de su vida, porque a ver… en la vida real lo primero que haces es ponerte a gritar como una loca, coger el teléfono en marcación rápida vía conexión policial o le atizas con algo. Pero ojo, que también esta esa opción de decir «Eh tío, frena un poco cariño que eso lo decidiré yo si acaso, ¿no tienes abuela abuela, verdad?» o en caso de ser eso de… «Vas a pasarlo de miedo…» entonces viene siendo una versión en plan «¿pero miedo del bueno o del malo?, es para ir llamando a Freddy y sus cuchillas»
Dejo escapar un grito de exasperación, odiando la pantalla en blanco y se levanto dando un par de vueltas pro el salón, como siempre se ponía a divagar y a dar vueltas a absurdos como esos, regurgitando toda la insana locura de su mente febril que no era capaz de crear un simple relato de Halloween para hacer contento a quién el pagana la nómina a final de mes. ¡Lo suyo ya era guasa! Al final el titular sería: Escritora muere en su propia locura en el intento de relatar un corto sobre Halloween.
Una vez más se sentó dejando los dedos sobre el sufrido teclado obligándose a centrarse y vaciar la mente, Solo necesitaba monstruos, angustia y… la imagen que le devolvía el espejo de la vitrina le estaba poniendo los pelos de punta, eso o era una miedica incurable.
Lo mejor sería ser seria y decir que era incapaz, que era imposible que pudiese tener algo para ese día cuando un denso humo negro empezó a salir del espejo abriendo la vitrina, esparciéndose por el salón como si fuese una espesa niebla.

Sally se levantó de un bote con un grito atascado, paralizada incapaz de procesar que sucedía o si definitivamente su mente había colapsado y estaba para que la encerrasen. El pánico la dominó a la que esa espesura cerró su tenaza alrededor de su tobillo y pensó en las veces que había criticado a los que no reaccionaban ante un peligro inminente porque ahora mismo su cerebro no obedecía a las ordenes, estaba completamente paralizada con el pulso desbocado con un único pensamiento: Escritora desaparece misteriosamente sin dejar rastro alguno, de su apartamento. En la mesa su ordenador encendido únicamente contenía una palabra: Halloween.


Relato Registrado, Reservado todos los derechos
1410282412757


Saludos, y ¡feliz Halloween o lo que queráis!

Leila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales