13 de junio de 2013

Desnúdate


Desnúdate

Cuantas connotaciones encerradas en una sola palabra; desnúdate... un mundo de sueños y fantasías, de temor, duda y piel erizándose.

Es curioso como esa única palabra nos hace reaccionar a todos.

Pero es cuando sale de tu boca que me provoca, es cuando tu la dices que mi cuerpo se enciende, se estremece y empieza a funcionar, el estomago se contrae, los músculos se tensan y las pupilas se dilatan. Mi imaginación vuela, los labios se humedecen pensando en lo que vendrá después, tus manos en mi piel, tu aliento recorriéndome y el tacto de las sabanas en cuerpo sediento.
Roces insinuantes, perversos y descarados que son el preludio de algo mejor, de tu boca, tu cuerpo, tu esencia. Todo vibra y cobra sentido, palpita y retruñe con la fuerza de mil huracanes porque hambriento como un león entraste en casa y con los ojos de un loco lujurioso me dijiste -Desnúdate- No hubo más que los suspiros prendiendo el aire y el sonido de la ropa al caer golpeando el corazón.

Leila


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales