20 de mayo de 2013

Fragmentos


Hola, buenos días aunque no luzca el sol, os traigo aquí otro pequeño fragmento de cosas que he encontrado por mi ordenador ;)



El miedo, el miedo es una pesada losa que no te deja avanzar, es una zarpa que te paraliza y te ahoga haciéndote sentir nada. Te zarandea como una hoja al viento dejándote vacía y temblorosa. Te despoja de todo y no eres más que una desvalida niña que llora en un rincón.Pero vivir con miedo es un arma de doble filo. Este te hace estar alerta, el ingenio se agudiza y hace que la adrenalina te inunde. Si no dejas que ese pánico se adueñe de ti ese mismo sentimiento puede salvarte la vida sacando tu lado más salvaje y primitivo, instinto de supervivencia.El problema es cuando esa vida no depende de ti, no es que le tema a morir es que sé que será algo que no decidiré yo sino que otra persona decidirá el día en que yo ya no sea útil y apretará el gatillo. Yo no era dueña ni de mi vida ni de mi destino y ni si quiera se si me quedan fuerzas para luchar, ni recuerdo como me metí en este lío. Poco importa cuando ya no tienes nada que perder. Cuando no te que nada... puedes ser la pieza más peligrosa de todo el tablero.Ellos ya no pueden quitarme nada más, me despojaron de todo y soy sólo una esclava que no significa nada. Eso es lo que soy algo inanimado que sólo respira por fuerza de voluntad, alguien que solo obedece ordenes sin rechistar tragándose el dolor y las lagrimas cada día. No me queda dignidad que defender ni nada que valga la pena salvar. Soy solo una muñeca rota y vacía de la que tiran de los hilos. Lo odio... odio ser tan débil, odio en lo que me convertido, lo que soy.¿Qué puedo hacer? No hay salida y la única solución es...

Saludos,

Leila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales