28 de mayo de 2013

Dispara.

Hola, buenas tardes.

Después de una mañana un tanto ajetreada de aquí para allá haciendo gestiones, de esas eternas que te llevan horas y estados de nervios oscilantes, aquí estoy con una pequeña creación de mi mente sobre saturada, aquí lo tenéis espero no os asustéis ;)


DISPARA

La primera vez es sucia, cruda y nauseabunda.
No eres dueño de ti mismo, sólo esta el instinto animal, la irracionalidad fría y prágmatica que te recuerda que no tienes alma. En ese instante no sientes nada, no importa nada más que ese decadente latido y los ojos de la víctima enfocados sobre el cañón... 
Entonces disparas y el tiempo se congela, salta el fiador, el aire golpea la bala y sólo queda el silencio atronador de esa única sacudida.

Eso es lo que recuerdo del día en que me convertía en lo que ahora soy, una sombra, una cantidad. No más que un número en la genda de algunos pocos y el fin de muchos tantos.




Saludos,

Leila


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales