26 de mayo de 2013

Bloody Kiss


Hola, buenas tardes,

¿Qué tal? Sigo medio Ko, no se si es por el cansancio, el día, el dolor de cabeza o un poco de todo en si, que me dio una de esas locuras pasajeras mías...

Y como hacía bastante que no compartía las mismas, y puesto que este espacio se creo para ello (para esas ideas y escritos que se me ocurrían) aquí os lo dejo, espero os guste ;)


BLOODY KISS


Ella me hacía feliz, sí. Pero no era lo mejor y tanto me daba, era su único momento de placer, un pasatiempo como cualquier otro en el que me devoraba sin que yo me opusiera
No era más que un instante de su vida, uno necesario y casi despreciable, pero que le iba a hacer si era el primerl y único plato de su banquete.
Era enfermeizo, lo sé, más que eso, decadente, mezquino y degradante pero nadie más que yo tenía derecho a decidir sobre como sobrellevaba mi vida.
Ese era nuestro pacto, un contrato de sangre indisoluble a menos que se incurrieran algunas de las normas estipuladas así que por mi no iba a tener fin a menos que ella lo quisiera y si se enteraba de mis sentimientos, no tardaría en desaparecer y si los conocía, no parecía muy dispuesta a alejarse.
No debía resultar sencillo encontrar a otro tan dispuesto como yo, sin estúpidos escrupulos ni reparos. Si me dejaba tendría que empezar de nuevo, buscar un candidato, enseñarlo y educarlo, conmigo apenas le hizo falta y yo se que conmigo es ella y que se deja llebar, que no necesita esconderse tras una mascara ni nada parecido y eso, a su vez, era una vulnerabilidad que no podía permitirse, peor era yo... ¿Cómo iba a hacerle daño? Nadie más en la faz de la tierra podía estar tan segura como ella de saber, que era la única persona de la que jamás debería temer o quizás si, porque he comprobado, que cuando más dejas acercarse a alguién, más modos de dañarte tiene, si te expones a alguien desnudas tu alma y cuando esta está abierta es cuando los actos tienen repercusión. Si no hay ningún lazo, nada logrará que te afecte, peor si lo hay... ¡corre!
Pero ahí esta la gracia, encontrar quien pueda ser ese propio escudo con dos caras.
¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! Ella me hacia feliz y temái el día e que se pusiera el punto final porque eso supondría la despedida definitiva para uno de ldos y estaba claro quien sería...



Feliz día y que tengáis buen inicio de semana ya que estamos.

Saludos,


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales