8 de enero de 2012


En un mundo de sueños donde lo peligroso es perderse sólo quedan los latidos de lo vivido en la profundidades de un bosque donde la luz apenas puede llegar y la luna es la única dueña de esos parajes olvidados. Allí donde un hombre creé encontrar el fin se reencontrará con la vida que debió tener. Y todo por unos ojos de bruja, unos ojos prohibidos que colmaran sus más ardientes deseos...

Nikta

2 comentarios:

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales