25 de julio de 2011

De vuelta a la Tierra .- Las Caras de Urd - ULTIMO CAPITULOBue




Bueno pues ya llego el momento y aquí esta el último capitulo, espero os guste y hasta pronto


Regresamos todos a casa, Omar también nos acompaño y por supuesto Luzmila, Iset y su prometido, si al final se prometieron y yo me lo perdí. Llego el día y trague saliva antes de entrar en el santuario, ese lugar siempre me había dado yu-yu, me había puesto expresamente un vestidito corto y fresco, lo tenía todo planeado y no me había equivocado en mis cálculos, ellos no tenían bien los datos, yo ya había recuperado la corona…

- Bien señores, me complace mucho que todos hayan acudido a mi llamada – dije desde lo alto de sala desde donde podía controlar todo el recinto.

Había llegado el momento de la verdad, ahí estaban todos, mi familia, mis queridos asesinos… todos lo que sabían que pasaba – Os voy a exponer mi visión…

Expuse delante de todos lo que pensaba hacer, hable directamente con las facciones que querían eliminarme por miedo y les hice ver la verdad, por fin aceptaron que yo ya no era una amenaza, que no había renacido como la Bruja malvada, acepte someterme a su prueba, quería preservar el mundo. Sin darme cuenta mientras estuve con Vierna atravesé las siete puertas y pase las pruebas, cada día me sentía más tranquila y en paz con migo misma, ahora todos sabían lo que debían hacer, lo único que mi plan se torció un poco y finalmente si habría una batalla real entre esas cuatro paredes.

- Vaya, vaya… una reunión interesante y me dejáis aparte – dijo Claudia apareciendo como una reina en el santuario, los cuchicheos la precedieron y abrieron un pasillo para que pudiera subirse al estrado – Hola querido – sonrió fría como el hielo a tío Akesh que aún no digería lo que estaba pasando, yo no podía apartar la vista de las cuatro figuras encapuchadas que la seguían, una vez a mi lado Claudia se quito su capa negra y nos deslumbro con un ceñido vestido rojo y su melena – Nenas… saludad a papi.

Las cuatro figuras se sacaron sus túnicas con capucha y las echaron a un lado, era cuatro chicas.

- ¿Qué representa esto? – le pidió mi tío.

- Oh – hizo un mohín - ¿Aún no te has dado cuenta querido? Hombres – río mirando a sus hijas – Si, soy una Jotori siempre lo he sido y nunca te has dado cuenta, eres tan ingenuo…y sí, son hijas tuyas pero no iba a permitir que crecieran como Drafire. Pobre hombre… tenías el lobo en tu cama y nunca lo sospechaste, siempre tuve muy claro mi objetivo – me miró con ansia

Yo estaba tan asombrada que no me percate de la sombra que se deslizaba por detrás de mí. Ezequiel me sorprendió y me echo una mano a la espalda y con la otra me puso una navaja en el cuello.

- Apártate de ella gusano insignificante, es mía – lo amenazó Claudia con los ojos inyectados en sangre.

Mis ojos se encontraron con los de Iset, la bruja de cabellos rojos siempre había sido Claudia, nos miramos con un asentimiento y le aseste un puñetazo a Ezequiel y empezó la revolución, Ezequiel aprovecho la confusión como yo, esperaba para atacarme, deje que creyese que me había conseguido atrapar, que estaba indefensa, grite desesperada, llore, mordí, pateé pero me tomo por la fuerza, lo que él quería. Ezequiel rio y Claudia chillo como una energúmena iba a lanzarse contra Ezequiel pero este la mando contra las rocas saboreando su nuevo poder, me miro y me apretó el cuello.

- Bueno, es hora de que me otorgues mi primer deseo.

- Si… mi señor – dije con toda la sumisión de que fui capaz y cuando menos se lo espero mi átame apareció en mi mano y le atravesé el corazón descargando un conjuro sobre el arma que hacía que descargará rayos de energía por su interior, Ezequiel se convulsiono, le salía sangre de la comisura de los labios, su cara era un poema, no lo entendía.

- ¿Te gusta lo que ves Ezequiel? ¿Te ha gustado mi ilusión? Era muy real ¿no crees? – Sonreí maliciosa – Yo también se algunos truquitos, mira a tú espalda.

- No, no puede ser…. Hermano.

Azrrael salió de las sombras y ambos lanzamos sobre él el golpe de gracia, ahora quedaba la parte difícil, no voy a extenderme en ello, sólo os diré que acabamos derrotando a Claudia y sus hijas, mi tío sufrió con su pérdida pero el mismo ejecuto la sentencia. Azrrael y yo acabamos un poco magullados… mucho al igual que todos pero habíamos salido de allí para contarlo.

- Bueno, es hora de devolver un poco de equilibrio al mundo – dije elevando las manos al cielo y los nueve ángeles nos rodearon con su luz desapareciendo para ir a cumplir su misión ya liberados de las garras de Claudia.

Esa misma noche en las noticias oímos como los polos habían ralentizado su deshielo, las guerrillas habían depuesto las armas, en España los terroristas habían dado una nueva tregua y en el zoo había nacido un nuevo panda, el amazonas había dejado de arder y el Vesubio se había vuelto a sumir en su sueño perpetuo…

A la mañana siguiente me desperté en mi cama, había dormido tan bien, no había tenido ninguna pesadilla sino un sueño reparador, me estire y sentí el cuerpo cálido de Azrrael a mi lado, lo mire sonriendo y acaricie su rostro, estaba dormido pero pronto abrió sus hermosos ojos y me besó.

- Buenos días princesa – me acarició la mejilla apartándome el pelo – La cama está un poco concurrida – me indico con la cabeza los pies de la misma, allí estaban mis niños, mis perritos, mis ahora dos gatos que por suerte se llevaban bien y mi conejito, los mime a todos feliz de tenerlos de nuevo conmigo, y ya le había agradecido a Jeni, mi amiga, que cuidase de ellos.

- ¿Te molesta? – le miré.

- No – sonrió divertido, alguien pico a la puerta.

- ¿Estáis visibles? – era la voz de Rafa.

- Claro, pasa.

- Os traigo el desayuno – entro con una sonrisa dejando la bandeja en la mesita.

- Vaya, gracias – sonreí – Aunque no creo que nos merezcamos esta atención.

- Puede – dijo serio y después se hecho sobre la cama haciéndome cosquillas – Eso por todo lo que nos has hecho pasar.

- ¡No, para! ¡Vale, vale! – no podía parar de reírme y Azrrael también se unió a Rafa, los bichos ante tanto escándalo volvieron a su sitió y el resto entraron para empreñarnos también.

Y así termina mi historia, podría haberlo explicado de un modo más bonito o conciso… pero lo he hecho lo mejor que se. Quizás me he dejado muchas cosas por matizar pero Señores esta servidora ya no da para mucho más en estos momentos así que ya lo sabéis, ha sido un placer contar con su atención.


¡Ah! Y chicos/as… sed buenos, no hagáis nada que yo no haría.








NIKTA

1 comentario:

  1. Esta cada vez mejor, y ya me puse al día te mando un beso y también te extrañaba.

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales