22 de junio de 2011

De vuelta a la Tierra .- Las Caras de Urd - Cap.28


Bueno pues ya estoy de vuelta...


Siento la larga ausencia pero es que he estado sin internet y con muchisiiiiiiiiiimoooooo trabajo, y no os creáis que tengo la carpeta aún sujetada por gomas elásticas de la de cosas que he de hacer aja y como no! ando sin inspiración porque no tengo ni tiempo de reposar la mente, parezco un robot voy arrastrada.

En fin que espero poder subir alguna cosita pronto y compensados. Os extrañe mucho!

En fin que os dejo con el siguiente capi de Urd, espero lo disfrutéis

Nikta

Tío Akesh no pronunció palabra, se apoyo en la pared cansado mirando mi mano entrelazada con la de Azrrael, se le veía tan abatido y… mayor.

- Ablace… cálmate – le pidió Naím cogiéndole del brazo ya que se acercó a mí amenazadoramente y yo me encogí.

-¡No voy a calmarme! ¡¿Pero qué carajo te pasa?! ¡Piensa un poco en los demás Urd!

La familia de Osman al oír el barullo salió al rellano, teníamos el ático para nosotros solos, mis ojos furiosos estaban prendidos en los de Ablace que seguía gritándome.

- Tomate una tila – le dije con frialdad.

- ¡Pero tendrás cara! – él seguía gritándome y yo apenas podía oír lo que me decía mi mente estaba bloqueando todo aquel episodio, Naím intentaba cogerle y calmarle, Rafa y David se mantuvieron al margen pero también le pidieron que parase y me atacaron también.

- No eres mi padre, no puedes controlar mi vida ¿Qué pasa contigo, cuál es tu problema? Si tienes celos supéralos. No he salido sola, he estado bien, no ha pasado nada ¡necesito aire joder! ¡No podéis tenerme aquí cerrada como un pájaro cuando no se sabe absolutamente nada! Esos tipos no se detendrán ante nada, pueden aparecer cuando les dé la gana, y si quieren venir por mí ¡pues que vengan! Los mandare directos al infierno- grite yo también enfadada, Ablace volvió a acercarse a mí y Azrrael me puso tras él y me susurro al oído (ve con Iset) le solté la mano y me metí en la suit de Osman, me apoye en la pared con los nervios destrozados y me deje escurrir hasta el suelo con la espalda pegada a la pared, me llevé las manos a la cabeza, no quería escuchar y volví a llorar amargamente. Iset me cogió las muñecas pero yo no reaccionaba, me abrazo y me ayudo a levantarme y me llevo hasta su habitación. No sé qué paso fuera ni como acabo pero aún los oía discutir en la otra habitación, Azrrael no estaba por supuesto.

- Lo que yo no entiendo es cómo permitiste que se quedara cerca de ella – dijo David manteniendo la calma sentado en el sofá con las manos juntas y alzando la vista hacía Akesh.

- Porque vi algo distinto en él, y en la forma en cómo ella lo mira, no es como siempre…

- Ha cambiado lo creías o no – habló Abraham saliendo a la luz de la lámpara del techo – Si no fuera así yo sería el primero en mantenerme lejos o haberlo matado, os recuerdo que él es responsable de la muerte de muchos de los míos, nosotros hemos perdonado.

- No me gusta – dijo Rafa.

- Se nos escapa algo chicos, y creo que tiene que ver con él… tiene que estar aquí, lo sé… y no me he vuelto loco, me gusta tan poco como a vosotros, pero si un día fue… puede ser que realmente haya recapacitado, estará maldito de por vida pero una cosa no quita la otra. Además… confió en el buen criterio de Urd, si ella lo elige… no me puedo oponer, a menos que le haga daño – dio por finalizada la conversación Akesh saliendo por la puerta, pico en la otra y Osman lo hizo pasar.

- ¿Dónde está?

- Se quedo dormida, esta con Iset – le dijo Luzmila

- ¿Esta… - dejo la pregunta en el aire.

- Esta entera – sonrió la mujer indicándole que pasará a ver a las muchachas.

Akesh saco la cabeza por la puerta tras picar e Iset le indico que pasase en silencio señalándome.

- Descansa – le dijo mirando cómo se sentaba en el borde de la cama y me acariciaba el cabello con ternura.

Yo me removí en la cama remoloneando.

- Urd cariño… - susurro, yo intente abrir los ojos un par de veces hasta que me acostumbre a la luz pero me hice un ovillo apoyando la cabeza en el pecho de mi tío que me envolvió con su brazo – Vamos, es tarde, ya tenemos la cena lista, comeremos todos juntos, Iset y los suyos también vienen. Venga levántate, date una ducha y cámbiate.

- Esta bien, siempre os causo problemas… – suspiré saliendo de la cama y le seguí hasta nuestra “casa”, me duche, me vestí y sin saber por qué llamé a Vierna y le explique cómo me sentía, oír su voz me reconforto, me animo.

Cuando estuve lista salí y ocupe mi lugar, la verdad devore la comida pero no abrí la boca para nada, bueno si que hable con Iset y su poli que se comporto, intento actuar pero esos tipos eran profesionales muy cualificados… me senté luego en el sofá y me quede adormilada, soplaba viento y notaba el aire zarandearme, estaba en medio de un inmenso bosque, mire desconcertada alrededor, un humo negro y espeso tapaba el cielo, olía a quemado, me gire y pude ver los restos de un avión esparcido por todo el lugar, me estremecí, me lleve la mano a la cabeza, tenía un corte y varias contusiones. Empecé a andar buscando a alguien más sin resultado, vagaba medio zombi por entre la espesura hasta que tras mucho andar vi un claro, corrí como pude hacía allí. En medio que aquel inmenso campo había un fresno enorme, sus hojas verdes brillaban llenas de vida, era un árbol increíble, no era capaz de describirlo en mi asombro, me fui acercando hasta el mirando sus ramas, su tronco, un agua blanca lo regaba, mire alrededor y sólo pude ver nubes, tropecé, baje la vista y vi tres enormes raíces que tomaban direcciones opuestas, me sentía tan bien allí… de pronto la tierra se abrió bajo mis pies y empecé a caer, grite e intente aferrarme a la raíz pero no pude hasta que caí chocando contra la superficie de una agua lechosa, esta era fresca, me puse de pie tomando aire y mire el pozo en el que había caído, dos cisnes me miraban desde arriba con su blanco inmaculado, parecía que arriba lloviznase, era un roció suave y agradable, mire el agua en la que estaba sumergida hasta la cintura, no entendía por qué era tan blanca pero sentí una sed terrible, me bañe dentro del pozo y bebí, bebí como si llevase años sin beber, era una agua dulce, revitalizante, no era esa espesa ni lechosa, no sé como conseguí trepar hasta la superficie, reseguí el agua que moría en el tronco del fresno y descubrí un riachuelo donde crecían hermosas flores de colores, al final el agua se precipitaba en una cascada en medio de la nada, era como estar flotando en medio de una isla rodeada de nubes y cielo, por arriba creía distinguir algo solido, había una tierra y por abajo también, ajuste los ojos y… casi me caigo de la impresión, era como estar contemplando el universo, miles de estrellas, planetas y nebulosas se extendían delante de mis ojos, miles de mundos llenos de vida.

- Urd, ¿sabes cuál es el significado de la inmensidad?

Mire alrededor al oír esa voz susurrando en el aire y me vi arrastrada de nuevo al sofá del hotel, me desperté sobresaltada, me sentía… distinta, miré mis manos, miré como por primera vez todo lo que me rodeaba, miles de recuerdos desconocidos para mí hasta ahora desfilaron por delante de mis ojos como si fuera una película y yo el espectador con el que interactuaba. Veía esas imágenes tan nítidas delante de mí que incluso alargue las dedos para tocarlas… algo en la habitación me llamó la atención, una aura luminosa envolvía a los allí presentes, las de mí familia tenían una tonalidad distinta, era la magia, podía verla fluyendo a través de ellos, envolviéndolos como una amante cariñosa, pero no era eso lo que me llamaba sino un resplandor dorado que subía directamente de mi libreta, me levante y me acerque hasta ella, aún no había acercado la mano que se abrió por la última página escrita, donde días antes había anotado la inscripción del collar, las letras brillaban bailando sobre el papel con un tono dorado, la cogí, fije la vista en ellas…

Llegará el día en que los hombres busquen la llave del saber, llegará el día en que la elegida verá la luz, muchos la seguirán, muchos la temerán, Diosa y creadora, bruja, amante, guerrera… muchos nombres ha recibido en su vida. Ten aquí el aviso de los tiempos eternos, cuídate de transmitir el secreto o la destrucción traerás al mundo, el conocimiento es un arma peligrosa.

Siete puertas, siete pruebas, la elegida decidirá el destino tejiendo de nuevo las vidas de todos nosotros, se perdió un día traicionada y herida por amor…

Los símbolos se iban tornando palabras a medida que mis ojos los recorrían no podía creerlo, seguí leyendo todas y cada una de las líneas cuando acabé, pues el texto seguía más allá de lo que os he mencionado y que no puedo revelar aún, me quede petrificada, no podía reaccionar, era demasiada información fantástica para asimilarla así como así.

- Dímelo – miré a mi tío – Dime la verdad… - la luz de la habitación parpadeo un instante y yo repase con la mirada a todos.

- Urd…

- No, es hora de explicarme que pasa.

Sin saber cómo apareció mi átame entre mis manos, una luz mortecina lo envolvía, lo mire y poco a poco se fue transformando, cambiando su cuerpo… su acero se volvió negro y algo curvo, la empuñadura era distinta también y más larga, lo reconocí y sabía que era mío. Sentí una presencia detrás de mí me giré y la golpeé de una patada, había más rodeándonos, no las veía per sabía que allí estaban, lance el átame sobre el que había derribado y lo deje clavado a la pared donde se hizo visible una masa humanoide sin rostro ni forma definida, extendí las manos y como obedeciendo mi voluntad una descarga de energía broto de mis manos tomando una forma esférica, flotaba en el aire y luego ascendieron, chocaron sobre mi cabeza y cuando ambas se fundieron la una con la otra fue como si la luz de un faro hubiese hecho un barrido sobre la habitación, el resto de figuras se materializaron y quedaron paralizadas. Me acerque al que estaba retenido por mi arma y lo mire con los ojos llenos de ira.


Continuara...

4 comentarios:

  1. Lo dejas en la mejor parte, y te extrañaba . Te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
  2. Wenas wapaaaa, no he leído el capi, ando a falta de tiempo para ponerme al día, jajaja, pero tengo una preguntita, ¿cuando acabes la historia vas a ponerla completa a descarga? Es que me gusta leer por la noche, que es cuando me dedico unos minutos para mi.

    Me gusta mucho como escribes, wapi, las historias cortas que he leído me han encantado. :)

    ResponderEliminar
  3. Pues me lo estoy planteando peor el problema es el mismo la falta de tiempo también a ver si en verano pongo todo en orden, besos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Pues lo esperaré entonces con ganas, jajaja.

    Besotessssssssssssss

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales