14 de mayo de 2011

La Dama de la Noche



La vida es un frágil aliento que puede quebrarse en un instante...


Todo sucedió una noche que podría ser cualquiera de no ser porque para el resto del mundo era Navidad, hacia frío y ni siquiera sabía porque recordaba ahora aquello ni porque esa misma noche había buscado el calor del cuerpo de aquel chico que dormía plácidamente en el lecho.


Nunca me había planteado como sería mi final ni había pensado en la muerte, sólo tenía asumido que tarde o temprano también me tocaría a mi pero nunca pensaba que esa misma noche podía ser la última, de hecho si ahora me paro a pensarlo fríamente yo había sido la mejor víctima y la mejor candidata para aquello. Alguien a quien nadie echaría de menos, alguien solo, oscuro y sin un futuro claro. Sin lágrimas, sin reseñas en los periódicos...


Y así había sido, casi al filo de la media noche... recuerdo que iba abrazada a mi misma para resguardarme del frío viendo desaparecer mi aliento en el aire de la noche, estaba atravesando el mismo callejón de siempre cuando la luz parpadeó, temblaba ya antes incluso de que empezase a llover como si fuera un triste presagió de mi desaparición, un llanto lento y silencioso que calaba hasta los huesos, el agua resbalaba por mi nariz y mis pies apenas ruido al pisar el suelo encharcado, me metí en una grieta abierta en la pared de ladrillo y me deje caer al suelo arañándome la espalda en el proceso. Cerré los ojos y tan sólo los abrí cuando el sonido de unas pisadas se detuvieron delante de mi, alce la vista y supe que todo iba a terminar.


No importo lo mucho que luche, ni todo lo que intente, su mano se cerró sobre mi cuello y me sostuvo en vilo contra la pared, su mano izquierda recorrió mi mejilla con el dorso de su mano, sus ojos violáceos me retenían hipnotizándome, me sentía naufragar precipitándome en la nada mientras su voz resonaba en mi cabeza...


  • No existe la vida sin la muerte, esta no distingue entre jóvenes y viejos, no entiende de belleza ni de eternidades, al final sólo queda el recuerdo de lo que tu sangre vivió, sin preguntas, sin respuestas... nada. Sin suplicas, sin ayudas. Bienvenida Dama de la noche.


Tras esas palabras sus colmillos se clavaron en mi cuello alcanzando la vena, gemí intentando no llorar a causa del dolor al tiempo que me debilitaba sintiendo como mi vida se escapaba junto mi sangre, sin compasión, sin tregua... y él seguía bebiendo. El latido de mi propio pulso me ensordeció mientras luchaba frenético por aferrarse a la vida, todo daba vueltas hasta que todo fue oscuridad.


Una gota, dos, tres... un clic clic constante de fondo y dolor, un dolor atroz que me partía en dos, desgarrándome por completo naciendo de mis entrañas. Parpadeé varias veces tratando de recordar lo sucedido, estaba tendida sobre el suele de ese maldito callejón el dolor iba remitiendo pero algo había cambiado en mi...

Anduve sin rumbo durante horas completamente perdida.


Mi mente no quería aceptar lo que mi alma y mi cuerpo ya sabían y ese hambre atroz... la condena de la muerte era la soledad, mi eterna compañera, yo misma era muerte, una dama de la noche que vagaba día tras día por el mundo sin consuelo alguno. Un ser imposible, infinito...


Abrazada aún a mis rodillas me pase los dedos por el pelo echándolo atrás y me levante de aquella cama. Mire de nuevo aquel hombre sensual y lleno de vida y salí de esa habitación con el corazón encogido, tenía que quitarmelo de la cabeza, no era su hora... un beso más y acabaría condenándolo, pero esa mirada, sus caricias...


Tenía algo diferente a todos los demás, él me devolvía la vida que aquel otro me arrebato el día de Navidad en aquel callejón, él me hacia sentir y curaba mi alma, él era la humanidad que yo había perdido y que me recordaba lo frágil que era la vida que tan poco cuidaban y valoraban los demás sin pensar que quizás el último aliento sea ese, frágil como las alas de una mariposa...


Nikta



Safe Creative #1105149210880

1 comentario:

  1. Es genial, me encanta como escribes, el sentimiento que desprende ^o^

    Besotes, wapaaaa.

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales