28 de abril de 2011


Bueno pues anoche se me fue la cabecita esta loca que tengo un especie de secuela de la novelita Noche de Calor que ya la subí hace un tiempo... así que a continuación voy a dejaros lo que se me ocurrió medio dormida advirtiendo (aunque ya este el aviso para mayores de 18 años) que este escrito no esta recomendado para menores y que puede herir algunas sensibilidades por el lenguaje soez que contiene, no soy muy dada a usar este vocabulario por que me gusta más otro estilo pero dado el contexto este quedaba mejor, espero que no moleste a nadie y ya digo que no es apto para todos los públicos, dicho esto procedo (y si hay alguien que no leyó la historia entera, que tiene final abierto para que cada uno elija el final que prefiera) leedlo en el archivo de entradas que queda a la derecha del blog por fechas cuyo link es: http://nikta-sueos-nikta.blogspot.com/2010/06/noche-de-calor-cap1.html menudo rollo me salió hoy jeje en fin, lo dicho aquí os lo dejo espero lo disfrutéis:





Acapulco, 3 años después 8:30 de la mañana



Por suerte de madrugada había dejado de tronar y la lluvia había cesado de aporrear contra las ventanas dejando un cielo azul y despejado. Hacia un sol de justicia y este parecía alejar los recuerdos de esa misma noche años atrás.


Como siempre la avenida esta colapsada a esa hora pero no importaba, ya se había acostumbrado a esa rutina, avanzo un poquito más apoyando el codo en la ventanilla cambiando de emisora, cuando por fin pudo aparcar en el recinto de la guardería dejo al pequeño con la profesora y espero a que estos entraran dentro despidiéndolo con la mano, su vida había cambiado tanto desde entonces...


Iba a me meterse de nuevo en su vehículo cuando una mano cubrió su boca al tiempo que la inmovilizaban contra la carrocería de este iba a revolverse justo en el instante en que sintió algo frío y punzante justo debajo de su cuello.


  • Mucho tiempo siguiendote, ni un movimiento o te rebano el cuello.


Oír de nuevo aquella voz fue como regresar de nuevo directa a la pesadilla, las piernas le temblaron y apretó los puños asintiendo conteniendo la nausea que pugnaba por subir por su garganta. No volverse contra ese malnacido era un esfuerzo demasiado titánico...


  • Tres años maldita zorra... todas sois iguales, decís querernos pero sólo os queréis a vosotras mismas. Te cargaste a mi hermana so puta.
  • Yo no lo mate - dijo en un murmullo
  • ¡Mentirosa! Te he visto frente a su tumba ¿crees que soy estúpido? Él podría habertelo dado todo, podrías haber conservado tu puesto, no te faltaría nada... pero no... tenías que hacer la tuya... Di Niki ¿Estas con ellos? ¿Que trato hiciste? ¿protección?
  • ¿A que has venido John? - dijo de modo frío manteniendo la vista al frente mirando alrededor tensa.


Unas madres pasaron por la calle saludándola y ella hizo lo mismo con naturalidad ya que él la había liberado amenazándola de que no hiciera ninguna tontería.


  • A ver a mi sobrino y a cobrarme mi venganza.
  • ¿Vas a matar a la madre del hijo de tu hermano? - dijo con frialdad de nuevo atenazada por él que la mantenía de espaldas para que no le viera la cara.
  • Si quieres que no le pase nada Alex te vas a portar muy bien.
  • ¡Como le hagas daño a mi hijo te mato! - se retorció hasta conseguir quedar cara a cara respirando como si hubiera corrido una maratón.


John rió indiferente.


  • ¡No le harás nada!
  • No estés tan segura y como eso es algo que tú no puedes saber vas a hacer todo lo que yo te diga. Ahora vas a ir a trabajar y luego recogerás a Alex como siempre y vas a presentarle a su tío John, por cierto ve preparando una habitación en tu apartamento.


Niki gruño por lo bajo y una vez él se hubo alejado pateo el bajo del vehículo gritando, desde que todo había comenzado su vida había dejado de pertenecerle, hacía demasiado que no controlaba su vida y lo odiaba, había intentado rehacer su vida pero era imposible, se sentía desvalida con todo lo que ella había sido.


Entró en el coche y arrancó dirigiéndose hacia la oficina.


Los días siguientes fueron como una pesadilla, vivía aterrada con John atrincherado en su casa, casi se la había paralizado el corazón cuando tuvo que presentarle a Alex, se quedo tan rígida que hasta se mareo esperando el momento en que él le asestaría el golpe final. El muy cabrozano la tenía bien cogida con la baza del pequeño si fuera por ella ya le habría mandado a la mierda con todas las consecuencias, no podía avisar a nadie ni levantar sospechas y encima la trataba como si fuera su chacha, le limpia, le cocinaba y le daba todo lo que quería sin importarle que la sangrase.


Era ya el cuarto día y por suerte Alex ya estaba acostadito en su cama, era tarde y ella estaba acabando de sacar el polvo del mueble del televisor cuando el pulso se le acelero de nuevo. John estaba sentado en el sofá bebiendo una cerveza y no le quitaba ojo de encima. Hecho un nuevo trago y dejo el botellín en la mesita que enseguida quedo encharcada a causa de las gotitas que resbalaban por la botella marrón. Niki trago observándolo por el rabillo del ojo y volvió a pasar el trapo por la superficie inclinada hacia delante y volvió a tensarse cuando lo sintió levantarse y pararse justo detrás de ella, el pulso se le acelero y estuvo apunto de volverse para golpearlo cuando le puso las manos en las caderas pero se quedo muy quieta...

- Pensaba que no lo tendrías - murmuro refiriéndose a Alex, ella cerró los ojos inspirando para coger fuerza, estaba temblando - Encontré las cámaras y los micros Niki, los polis sois muy predecibles ¿estas en una lista de protegidos nena? no lo creo... - se estremeció cuando él acerco su rostro a su cuello olisqueando su perfume - Desde luego él tenía razón... eres muy bonita, tienes un cuerpo delicioso - dijo en un ronroneo áspero al tiempo que acariciaba sus nalgas - Y pensar que mi hermano estuvo aquí mismo - aspiro el aire haciéndolo sonar entre los dientes - He pensado que sería un desperdició derramar tu sangre Niki, al fin y al cabo eres la mujer que mi hermano eligió y la madre de su hijo... así que he planeado algo muy especial para ti seguro que yo te recuerdo muchísimo a él ¿verdad? - hizo una pausa para ver si ella decía algo pero sólo cerro los ojos intentando controlar su respiración. Sus palabras habían sido como una puñalada por que eran verdad, cada vez que lo veía inevitablemente veía a Adder y su corazón se rompía - Aunque tu hayas sido una puta traidora nosotros cuidamos de la familia - tiro de su cabello echándole el cuello hacia atrás y le señalo el techo para que viera lo que allí había.

Niki intento no emitir ningún sonido pero su latido se acelero aún más al ver el gancho y las cadenas colgados en el techo y notó como le escocían los ojos, apreto los dientes e intento no llorar mientras la canción de Rihana "Te Amo" seguía desgarrando sus notas de fondo, se mordió el labio y se obligo a pensar en lo que él le dijo "hazlo por mi, por nosotros" abrió de nuevo los párpados y miro en dirección a la habitación de Alex y se obligó a tener coraje, pensó en todas las mujeres que ese hombre había asesinado y se trago el nudo que tenía en el estomago a fuerza de voluntad, aquel tipo merecía pagar, y ella había prometido atraparlo. Aunque John fuese parte de la sangre de su marido debía recibir su merecido.

John sonrió complacido ante la docilidad de ella y siguió sobando su trasero al tiempo que apresaba uno de sus pechos magreándolo pegándola a su pecho ya que seguía estando a la espalda de Niki.

- Así me gusta, buena chica...

- Alex... puede despertarse en cualquier momento - apenas le salía la voz

- Procuraremos no hacer ruido ¿verdad? - dijo con toda intención apartándose un paso de ella que aprovecho para respirar - Tu y yo no somos tan diferentes Niki, tus manos también están manchadas de sangre, yo mate por amor... tú también, fue muy fácil acabar con Kylie, la muy perra se pensaba que se iba a encontrar conmigo, ni siquiera noto la diferencia... - su voz destilaba veneno y dolor mientras decía aquello - Ninguna me quiso, todas me usaron y se rieron de mi... pagaron. Además... aún no me has dado las gracias por librarte de todos los que intentaron hacerte daño.

Niki se mantuvo en silencio con un rostro severo que no ocultaba más que su despreció y su angustia.

- ¿Que vas a hacer John?

- Ya te lo he dicho Niki, vamos a ser una familia bien avenida tal y como debería haber sido, Alex merece tener un padre.

- Estas loco...

- Eso me han dicho ahora quitate esos pantaloncitos Niki... me has estado provocando toda la noche con ellos así que ahora no te hagas la estrecha.

Ella trago y aún sin volverse obedeció deslizándolos por sus piernas muy despacio e intento no reaccionar cuando volvió a sentir las manos de él sobre su piel.

- Las manos arriba Niki - ordenó.

Trago y alzo las manos sobre su cabeza, John se puso de puntillas tras ella y agarro las cadenas cerrándolas entorno a las muñecas de ella que se vio obligada a ponerse de igual modo temblando.

Aferro la goma de sus braguitas blancas y tiro de ellas hacia abajo deslizando sus dedos a lo largo del sexo de ella que siseó cuando de pronto le separo los labios he introdujo uno de sus dedos en su interior sin la menor contemplación y enterró su cara en su brazo enrojeciendo al notar como lo retiraba tras el va y ven de estos con los restos de su humedad.

- Vaya... parece que hacia mucho que nadie te tocaba Niki... - susurró en su oído frotando el duro capullo de su polla contra su entrada hasta casi dejarla con la punta pringosa acomodada en ella sin entrar aún.

Ella abrió mucho los ojos y se obligo a no llorar pero las lagrimas ya surcaba su rostro y algunos mechones de pelo se habían soltado de su cola mal recogida balanceándose en el aire.

- Abre un poco las piernas.

Niki negó con vehemencia pero el tiro de su cuello y volvió a amenazarla, apreto los ojos y las separo notando con enseguida él la penetraba desde atrás con brusquedad, ahogo el quejido que pugnaba por salir de su garganta y fijo la vista en un punto cualquiera que parecía desvanecerse mientras él seguía follándosela. John se detuvo y saco su miembro endurecido de su interior cambiándolo de lugar. Niki chilló al notar el desgarro y el dolor que la partía dejando que todo su peso quedase en las cadenas que retenía sus muñecas hasta que volvió a salir y volvió a meterse en su coño hasta que estallo. Seguía temblando cuando acabo y salió de dentro. Le repugnaba sentir como aquel liquido caliente se deslizaba entre sus piernas saliendo de su cuerpo. Sollozo y escuchó como John se subía la cremallera del pantalón y daba un poco más de largura a las cadenas haciendo que Niki quedase desmadejada de rodillas en el suelo.

- Ahora limpia eso - se volvió cogiendo su cerveza vaciándola de un trago en su gaznate y volvió a repantingarse en el sofá mientras ella temblaba en el suelo recordando todas y cada una de las palabras que John le había dicho mientras se la tiraba, le había contado con todo lujo de detalle como había matado a todas aquellas mujeres y el estomago se le revolvió. Dolorida se levanto limpiándose con el dorso de la mano los labios y se levanto sirviéndose las bragas.

Al poco la puerta del apartamento se abrió y por ella entraron sus antiguos compañeros del departamento con las pistolas apuntando a John

- Joh Castillo queda detenido por el asesinato de Kylie Mckoy, Lucia Barreras, Shana Galo, Almudena Garcia, Xhania Ambers, Jack Jhonson, Oliver Ribera, Pedro Cardenas, Stone Oxcs y Milla Stevan, extorsión.... - Niki apenas era capaz de escuchar el resto de cargos mientras este daba un bote para huir por la venta y su ex compañero lo esposaba insultandola a ella y todos los presentes.

Alex se despertó con el jaleo frotándose los ojitos y se abrazo alas piernas de su madre que se agacho abrazándose a él sin poder evitar romper a llorar.

- Mami...

- Ya esta cariño, ya ha pasado todo, ya esta - lo miro intentando sonreír echándose el pelo atrás i limpiando los mofletes del pequeño angelito de cabello castaño que tenía enfrente.

-¡Tú me has engañado! - seguía gritando colérico Jhon abriendo los ojos desmesuradamente cuando vio entrar a su mellizo por la puerta - ¡Maldito cabrón! ¡me has vendido, eras mi sangre, mi hermano! ¡me vengare! ¡¿me oyes?! Tu para mi estas muerto.¡Zorra! ¡¿Lo tenías todo planeado verdad? nunca dejaste de trabajar con ellos ¿como fué ¿eh? ¡¿el maldito comunicador de bebes,no?! muy lista ¡me las pagaras! ¡Y tú! ¡Te has dejado manipular por ella!

- No John, tú mismo te condenaste, te dije que no estaba bien lo que hacia, jamás debí meterme... tú sólo te has hundido.

- ¡Cabrón! - se zarandeó

- Te dije que yo no lo mate - se limito a responder Niki

- ¡HIja de puta!


Adder se acerco a él sin mediar palabra y le asesto un puñetazo para regresar junto a su mujer a la que estrecho con fuerza entre sus brazos acariciandola como si fuera lo más preciado del mundo intentando tranquilizarla y la beso cogiendo a brazo al pequeño.


- Me temo que vas a pasar el resto de tus días encerrado capullo y ya veremos si no te mandan a la silla, añade a la lista cargos de amenazas de muerte Sam - Ponles una mano encima a ellos y será tu fin. Andando - lo obligo a ir hacia la puerta el que fue su compañero.

Por suerte el plan de Adder había funcionado de maravilla, desde luego conocía demasiado bien a psicópata de su hermana, le dolía por él... pero por fin todo acabaría y ella podría descansar tranquila al igual que todas sus víctimas hallarían la paz.

- Papi... tengo miedo...

- Muy bien campeón, lo has hecho muy bien. Yo me ocupe de todo ¿vale? ahora a dormir - le sonrió besando su coronilla - Enseguida iré a contarte un cuento ¿vale?

- ¿Y mami?

- También

- Pero esta triste ¿le ha hecho daño el tío John?

- Dale un beso bien grande a mama - le dijo dejándolo en el suelo, él asintió tras abrazarse a su pierna y salto sobre su madre dándole un beso, ella sonrió revolviéndole el pelo y le dio una palmadita en el culete.

- Anda, ve a tu cuarto cariño

- ¿Pero ya estas bien?


Niki rió abrazando a su hijo y asintió, alfin y al cabo ese era su trabajo y ella era la mejor en lo suyo. Además ahora tenía una familia de la que cuidar y lso protegería por encima de todo. Alex sonrió contento y corrió hacia su habitación.

- Nik...

- Estoy bien... estoy bien... - dijo mirando a Adder dejando que este envolviese su rostro con sus manos - Lo siento yo ... es que... ¡joder!

Él volvió a besarla tras perderse en esos ojos verdes donde brillaban las miles de emociones que ambos conocían desde que todo se había puesto en marcha y volvió a abrazarla mientras la puerta de la casa se cerraba dejándolos por fin a solas alejando las pesadillas de su hogar para siempre.


Por fin... se había hecho justicia aunque eso les hubiera costado más de lo que debían. Adder siempre había protegido a su hermano pero ella tenía razón, el merecía pagar, su hermano dejo de existir el día en que cometió el primer crimen.


Nikta



Safe Creative #1104289086379

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales