4 de febrero de 2011

De vuelta a la Tierra .- Las Caras de Urd - Cap.3


Cuando recuperé el sentido común me alce y me dirigí hacía la terraza, apoye las manos en la barandilla hasta que de un golpe violento acabe con el culo en el suelo y un chichón, una tremenda explosión cercana hizo retumbar todo el edificio, el polvo del aire era irrespirable, olía a azufre, tosí y agarrándome a la barandilla me puse de nuevo en pie frotándome la cabeza. Salí corriendo de la habitación y me precipite hasta recepción.


  • ¿Qué demonios a pasado? – grite al recepcionista aún con la mano en la sien, todos los allí presentes me miraban con el mismo estupor.
  • Esta sangrando señorita, déjeme ver su herida – respondió al fin el hombre que había junto al mostrador. Cogió una toalla de un carrito limpio y se acerco separándome la mano y aplicando la tela en el corte.
  • No es nada – dije intentado averiguar cuando me había llevado a la butaca de mimbre y me había sentado. Él estaba frente a mí, olía como a eneldo, su piel bronceada brillaba al contraste del blanco de su traje y su turbante, su ojos eran negros como el abismo, al igual que sus espesas pestañas, era muy atractivo, y me daba la sensación que antes de bajar yo estrepitosamente, al igual que la poca gente que había hospedada, había interrumpido su conversación con el encargado.
  • ¿No está mareada?
  • No de veras, estoy bien ¿Qué ha sucedido?
  • Aún no lo sabemos, pero es posible que haya sido una replica que haya dañado algún conducto. Soy Abraham Abdelkader. Si lo desea le pediré a Atmani que nos acerque a ver a Madame Bianka.
  • No es necesario, es muy amable – indique mirando extrañada como se quitaba la americana y me la ponía encima. Entonces repare en por que me miraban, iba demasiado destapada… me ruborice, de eso estoy segura porque sonrió.
  • ¿Quiere tomar una copa con nosotros?
  • No quiero molestar, volveré a mi habitación… - me levanté – Si saben algo de lo sucedido por favor, comuníquenmelo.
  • No es ninguna molestia, acompáñenos Srta. Urd.


Mi estupor era nuevamente evidente, ¿cómo demonios podía saber mi nombre?, no se como pero me tomo la mano y me llevó hasta el bar que había en el exterior en pleno jardín junto a una fuentecilla donde cantaban los grillos.


  • No hay muchos huéspedes – Dijo como entendiendo la pregunta que rondaba por mi cabeza – Ahora le bajaran algo de ropa, por favor – hizo un gesto para que tomase asiento en el sillón que retiraba un chiquillo para mi.
  • La Srta. Tomará ron con jazmín – dijo al chico y tomó asiento a la vez que observaba como el otro se alejaba.
  • ¿Qué más sabe de mí? – Pregunté curiosa recostándome en el respaldo.
  • Sólo lo que usted quiere que sepa – sonrió.
  • ¿Y donde esta su amigo?
  • Aquí – Respondió una voz entre la espesura del follaje, a pesar de las antorchas la noche era tan negra que no se podía distinguir nada dos pasos más allá.

Entrecerré los ojos para tener mejor visión hasta que ví aparecer a un hombre alto y Dios! Se me cortó la respiración, estaba atrapada en sus ojos dorados, su pelo castaño claro caía despeinado hasta la mitad del cuello, sus labios eran carnosos como una fresa madura, podía apreciar su cuerpo ligeramente músculado bajo la camisa de lino negro. Tan embobada estaba que no me di cuenta que ya estaba frente a nosotros.

  • No nos presentas Abraham – índico educadamente sin dejar de mirarme directamente a los ojos.
  • Cuando has necesitado tú de mis presentaciones – sonrió divertido – Ella es Urd.
  • Encantado Srta. Urd – dijo sonriendo y cogiéndome la muñeca me besó la mano.

No me salían las palabras!


  • Soy Azrrael – su voz me llegó casi como un susurro que se deslizó por mi cuello hasta llegar a mi oído, se sentó y tomo la copa que había en la mesa, no me había dado cuenta de que ya nos habían servido. Abraham tomaba un te negro del desierto muy especiado y Azrrael… no se que bebía no me sonaba de nada.
  • Has sabido algo de Horus – preguntó Azrrael descruzando las piernas y poniendo el brazo con la copa por en medio de ellas.
  • No, nada.

Silencio, los dos hombres se miraron.

- Quizás mañana pueda

conoce

r a Horus – dijo Abraham dirigiéndose a mí – Es un Halcón ¿Tiene a gente en la ciudad?

- Si, pero las comunicaciones están cortadas y no se como están. ¿Saben cuando se restablecerán?

- Estarán bien no se preocupe, por lo que hace a los servicios… en Egipto nunca se sabe. Ahí llega su ropa – Sonrió Abraham y recogiendo la bandeja que portaba una doncella me la tendió para que cogiera mis vaqueros. Los cogi, me levante y me fui tras unos papiros donde me los puse dejándome la parte de arriba de seda del pijama que parecía un jersey ahora que se había secado, el pelo aún estaba algo húmedo pero me lo deje a un lado y volví a la mesa dándole las gracias, agarre mi ron y eche un trago.

- ¿y bien, que esta pasando aquí? Desde que he llegado no han parado de suceder cosas extrañas – pregunte.

- Cosas de la naturaleza, viejos mitos… muchas cosas podrían ser ¿usted que cree?

- ¿Yo? – me sorprendí, me encantaba el tono suave de la voz de Abraham, tenía trazas de un dialecto que me era familiar pero no sabía por que – Pues no se…

El aire empezó a silbar, lo oía violento detrás de la pérgola donde nos encontrábamos, lo escuchaba cada vez más cerca como alguien que acecha en la oscuridad y gana terreno avanzando serpenteante y otra vez aquel murmullo donde escuchaba mi nombre, de golpe tenía frente a mí a Azrrael, que agarraba la cabeza de un áspid negro que bajaba reptando de las hierbas hasta mi cuello, me quede petrificada hasta que lo arrojo más allá de nosotros.

  • Esta especie es muy rara de ver… es muy venenosa – dijo mirando a su compañero extrañado.

Pero yo seguía escuchando el ulular del viento cada vez más y más furioso, se levantaba y soplaba tirando todo a su paso, las palmeras se doblaban, era una tormenta espantosa de arena.

  • Vamonos de aquí – grito por encima del ruido ensordecedor del viento Azrrael.

Me levantó al vuelo y corrimos hasta el interior del hotel, un trueno retumbo por doquier amenazando con tirar abajo todos los cristales, las luces se apagaron y sólo quedaron las de emergencia con su mortecina luz anaranjada y tras lo que creí fue un relámpago ví llover serpientes, caían serpientes de todos los sitios, silbaban y reptaban con sus bífidas lenguas negras pugnando por entrar al interior, oía a las demás chicas gritar y a la gente golpear con cosas a las víboras que quedaban descabezadas y espachurradas en el mármol, los hombres se apresuraron en cerrar todo, cogí cojines, cortinas y telas para ponerlas bajo las puertas, sacudí el brazo con violencia. No recuerdo haber chillado pero ambos corrieron hacía mi, tenía un escorpión encima y aunque lo había chafado Azrrael yo seguía intentando quitármelo de encima.

  • ¿Estas bien? ¿Te ha picado?

Negué con la cabeza y seguí tapando agujeros mientras la arena chocaba violenta contra la construcción, seguían cayendo serpientes por doquier, sólo veía sus malditas figuras negras en la oscuridad, otro trueno, y tras el silencio absoluto, el viento ceso de golpe, el suelo tembló por un momento y todo acabo. Me sacudí con violencia, tenía la sensación de que esos bichos aún reptaban por mi piel. Empezó a llover pero ya no había ninguna serpiente ni escorpión, nada de nada, tal y como habían venido se habían ido.

Una vez la gente del Hotel consiguió calmar el pánico de los allí presentes se dispusieron a arreglar el desastre, repartieron velas ya que no era posible reestablecer por el momento la luz. Me solté de Azrrael a quien me había pegado sin darme cuenta y volví a agarrarle del cuello de la camisa ya que no podía articular palabra cuando siete serpientes distintas avanzaban directas hacia mí, me subí llevada por el pánico al mostrador pero seguía viendo como avanzaban a por mi y reptaban por mis piernas, me cogi a algo, quería trepar pero no podía hasta que sentí como me sacudían y gritaban mi nombre “Urd, Urd, que te ocurre, reacciona Urd!”


Continuara...

5 comentarios:

  1. Bueno espero la proxima entrega, me voy a escribir yo ahora un rato, saludos. Juan
    http://esmasfacill.blogspot.com/
    http://corazondeletrass.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. This is my first time go to see at here and i am truly impressed to read
    everthing at single place.
    Here is my web-site - chronicles.mikericcioni.com

    ResponderEliminar
  3. Pretty nice post. I just stumbled upon your weblog and wanted to say that I've truly enjoyed surfing around your blog posts. After all I'll be subscribing to your feed and I hope
    you write again soon!
    Feel free to surf my web-site : eltecnocultoes.livejournal.com

    ResponderEliminar
  4. First of all I want to say wonderful blog! I had a quick question in which I'd like to ask if you do not mind. I was interested to know how you center yourself and clear your mind before writing. I have had a hard time clearing my mind in getting my ideas out there. I do enjoy writing however it just seems like the first 10 to 15 minutes are generally lost just trying to figure out how to begin. Any ideas or tips? Many thanks!
    My webpage - http://buy-meratol.webs.com

    ResponderEliminar
  5. I was recommended this blog by my cousin. I am not sure whether
    this post is written by him as nobody else know such detailed about my trouble.
    You are incredible! Thanks!
    Here is my website - abercrombie kids shirts

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales