8 de enero de 2011

El Portal del Castillo del Tiempo .- Capitulo 2

Bueno pues aquí os traigo el segundo capitulo del Portal del Castillo del Tiempo, espero como siempre que os guste y a ver que os parece y os atrape ;)


Recordad que los comentarios son siempre bienvenidos para mejorar. Gracias.


pastedGraphic.pdf


  • ¿Quién eres tú? – lo miró desconfiada, su voz le pareció extraña en aquel lugar, demasiado femenina…

Él esbozo una leve sonrisa y volvió junto a la chimenea.

  • Así que la discípula designada por el viejo no sabe nada…. – murmuró con una mirada oscura y maliciosa.
  • ¿Discípula? Oye tío… no se dé que estás hablando.

Él enarco una ceja y volvió a estudiar la vestimenta de la chica. Llevaba una especie de ceñido corsé de tonos negros y morados que realzaban su terso y firme pecho. Tenía la cintura estrecha y llevaba el ombligo descubierto y una falda corta que empezaba bastante abajo. Sus muslos redondeados eran pura provocación, suaves… sensuales al igual que sus largas piernas torneadas, toda ella era deseo. Su piel sedosa tenía un tono dorado, bronceado por el sol, no llevaba joyas y su pelo era tan negro como el de él. Tenía un cuello terso y largo, unos labios perfectos y sus ojos eran de un color indefinido entre grises y plateados… grandes y felinos, enmarcados por espesas y largas pestañas. Era una chica muy hermosa, pero su aura… la energía que desprendía era aún más impresionante, en su mundo aquella mujer hubiera sido y era una peligrosa y poderosa bruja.

  • No sabes quién soy – afirmo él.

Ella negó con la cabeza inquieta, de pronto sentía que no debía estar allí…que tenía que marcharse, giro sobre sus talones y cuando se dispuso a salir él bloqueaba la salida.

Yumi desconcertada dio un paso atrás alterada y se dispuso a defenderse si hacía falta. Pero no pudo descifrar el rostro de él que se acercaba de nuevo a ella sin apartar los ojos de los suyos. Yumi dio otro paso atrás hasta topar con la mesa donde quedo atrapada por el cuerpo de él. Yumi levanto la mano pero él le atrapo la muñeca con firmeza. Lo miró desafiante, no tenía miedo pero su pecho subía y bajaba más rápido de lo normal.

  • La puerta de la torre de este castillo sólo se abriría ante la elegida. Lo que el viejo – miró con despreció el cadáver y volvió a clavar su acerada mirada en ella – No tenía previsto es que su novicia abriera el portal y me invocase. Pobre necio, si abriese los ojos tendría un soponcio. Es curioso que una chica tan joven… haya roto el sello – la miró intensamente acercando su rostro al suyo. Estaba intrigado y Yumi vio como algo no le cuadraba en su alocada mente.
  • No sé qué te has tomado pero será mejor que te calmes – dijo indiferente y fría – Y yo que me despierte – pensó
  • No es un sueño Yumi, es real.
  • ¿Cómo sabes mi nombre? ¡¿Qué demonios eres?!

Él se hecho a reír divertido.

  • Eso ni más ni menos, pequeña.
  • Estás loco – se deshizo de él y se precipito escaleras abajo.
  • Querida… no puedes huir de mí – sonrió perverso y encantador al final de la escalera por donde bajaba ella que soltó un gritito.
  • ¡¿Cómo has hecho eso?! Esto no puede estar pasando… me he metido algo y no lo recuerdo… seguro.
  • Esto es muy real Yumi – la cogió del brazo tirando de ella con cierta violencia y la hizo salir del castillo, la lluvia los empapo enseguida, el agua estaba helada.

Forcejeó pero él la siguió arrastrando, cruzaron el sendero en mitad del denso bosque y llegaron a una estrecha carretera, un coche estaba medio atravesado entre el asfalto y la cuneta incrustado contra un árbol, las luces aún estaban encendidas iluminando el mismo punto.

  • ¡No! ¡Rafa, chicos! – se precipito sobre el coche y entro por la puerta abierta del copiloto palpando las constantes del conductor que tenía la cabeza sobre el volante, el airbag había saltado y estaba deshinchado bajo este, la sangre había salpicado la ventanilla, el latido era débil pero estaba vivo.

Yumi se llevo una mano a la cabeza y una punzada de dolor la recorrió, se llevó la mano a los ojos y vio la sangre.


Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales