26 de enero de 2011

Confusión .- Capitulo Final

Bueno pues ya llego el capitulo final de esta historia, espero os haya gustado y que dejeis vuestras impresiones. Gracias por vuestro tiempo.


  • ¿Qué te dije de jugar con cuchillos niña? Será que nunca escuchas… - medio sonrió tratando de hacerla reaccionar, no podía soportar que aquello volviera a suceder, no lo toleraría… - Tranquila.
  • Si lo olvide… pero no podía matarte a ti – sonrió quedamente cogida a su cuello, cada vez se sentía peor y los párpados le pesaban. Extrañamente había empezado a dejar de sentir dolor – No podía permitir que se saliera con la suya.


Drago la aparto un poco envolviendo el ovalo de su cara entre sus manos y pareció encenderse de nuevo haciendo girar la energía entorno a ellos.


  • Confió en que esto funcione, ha de servir por fuerza… lo siento Yesi pero esto te va a doler un poco… eh mírame, quédate conmigo – la zarandeo al ver que cerraba aquellos preciosos ojos y se concentro.


Si ella había podido curarle a él, debía poder hacer lo mismo, podía entrar en ella, debía saber cómo hacerlo. Yes se retorció ahogando un quejido. Drago hecho la cabeza hacia atrás y la energía pareció ir directa a ella que abrió los ojos en busca de aire tosiendo hasta que dejo de moverse y la luz se fue desvaneciendo.


Drago la miro acariciando su rostro con una ternura de la que ni él se creía capaz. Yes se abrazo a él ahogando un sollozo.


  • No sabes cuándo detenerte ¿verdad? – la abrazo como si le fuera la vida en ello - ¿Te gusta hacerme sufrir o que niña? Menudo pasatiempo tienes – sonrió mirándola.
  • Tenía que hacerlo… - frunció las cejas
  • Sí lo sé, ¿pero cómo lo has hecho?
  • Reconocí algo en Faramir por lo que dijo… había algo en su fuerza que… no era sólo suya así que retrocedí al momento justo en el que le arrebato esto a mi madre – le mostró un colgante que se balanceo entre sus dedos. Drago lo acaricio dejando las manos en las de ella y volvió a mirarla – Él no podía acabar contigo sin esto, tú siempre fuiste más fuerte, además lo único que podía destruirle eras tú con esto y por supuesto derramando tu sangre. Al fin y al cabo todo estaba vinculado a eso, pensé que estado tu y yo unidos… podría funcionar. Mejor yo que tú – le puso la mano en la mejilla y él se la cogió besándosela. Seguía sin entender como lo había hecho - Drago... tengo el don de por atravesar portales de tiempo. De controlar la energía que teje todo este mundo - Drago atrapo sus labios como un conquistador y todo ardió alrededor.


Yes suspiro y trago mirando la destrucción que los rodeaba así como algunos de los restos cenicientos de algunos de los suyos y se le hizo un nudo en la garganta.


  • Vámonos a casa – dijo cogiéndola de la cintura y alzándola en brazos – Ellos estarían orgullosos de ti, has hecho lo que debías.


Ella asintió apretándose el pecho, aunque fuese verdad seguía sintiéndose culpable, ¿de qué le servía tener la capacidad de poder moverse a través del tiempo si no podía traer de nuevo a los suyos? Era muy frustrante pero no podía cambiar según qué cosas, lo sabía muy bien, podría ser catastrófico… tendría que vivir con aquello así que enterró el rostro en el pecho de él. Drago entorno los ojos y tras dedicar un cabeceo a Liz se desvanecieron en el aire.


Yes se dejo caer sobre la mullida superficie que la recibió, estaba cansada pero aunque desease llorar era incapaz de hacerlo, se aovillo y cerró los ojos deseando gritar o poder hacer algo para aliviar ese dolor que le oprimía el pecho. Drago se sentó a su lado acariciándole el cabello.


  • No soy bueno para esto y lo sabes pero me duele verte así – hizo una pausa para coger aire – Dime qué puedo hacer para ayudar y lo haré – la abrazo, sentir la calidez de él la reconforto hasta lo más hondo.
  • Se me pasara, solo quédate… no desaparezcas.
  • Ya no podría desaparecer ni alejarme de ti aunque quisiera. Siempre estaré para ti – susurro sin apartar sus ojos de los de ella y tomándole las manos que se llevo al corazón – No estás sola.


Yesi acerco sus labios a los de él y lo tanteó entornando los párpados.

Drago suspiro aprisionando sus labios para luego besarle la frente sin despegarse de ella y se quedo como mirando la nada un instante…


- Ven acompáñame… - le dijo tomándola de las manos.

Una vez de pie la dirigió hacia el balcón desde donde se podía ver el imponente paisaje que se extendía delante de ellos, la casa se encontraba en una saliente de la montaña en un punto estratégicamente elegido desde donde el brillo de las estrellas podía reflejarse en el arroyo que pasaba por debajo dando un exquisito encanto donde el sonido del silencio parecía solo romperse por los suspiros que arrancaba tan majestuoso paisaje…


- Solo en esto debes pensar ahora, no dejes que los recuerdos te arrastren con ellos déjalos ir… ¿o acaso no te podrías acostumbrar a esto? - dijo con una sonrisa poniéndose tras ella tomándola por la cintura y aprentándola contra él. sus manos trazaban senderos de fuego sobre la suya.

- Esto es real Drago… - dijo girando el cuello para mirarle.

- No lo sé amor, no se cuan real sea, no sé cuanto más dure… solo sé que esto es mi realidad ahora y es la realidad más feliz que recuerdo porque estas en ella y quiero que siga siendo así… - hizo una pausa sintiéndose perdido en sus ojos - Los dos sabemos que todo esto no termino, pero disfrutemos ahora lo que tenemos que mañana suena muy lejano…


Ella sonrió y lo besó, tenía razón, nada era mejor que sentirle allí estremeciendo cada terminación de su ser. Tomo aire como para aclarar la garganta pero fue incapaz de agregar nada, tomo sus manos poniéndolas sobre su vientre suspiro y se dejo embriagar por la inmensidad de la noche y el sonido de la respiración de Drago apoyado en su hombro mientras le hacia el amor…


Fin


1 comentario:

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales