11 de enero de 2011

Confusión .- Capitulo 14


  • Yesi, Yesi… te dije que esto no acabaría bien, no puedes salvar a todos – ella volvió a sacudirse arrancándole otra carcajada – Ves, al final tu hermano a muerto por tu culpa – miro el cuerpo casi exánime de Elekan – le haremos un favor ¿no crees? – extendió la mano el labio le tembló y ella empezó a gritar pero el fuego desintegro por completo a Elekan.
  • ¡Nooo! ¡te matare, juro que te mataré! – grito con voz desgarrada Yes mientras las malditas lagrimas de culpa, impotencia, rabia y dolor seguían manchando su hermoso rostro doblándose hacia delante.

Atori casi aguantaba todo el peso de su cuerpo, se sentía terriblemente débil otra vez, los párpados le pesaban y las piernas le temblaban y pudo notar como él sonreía complacido pese a revolverse. La vista se le estaba nublando…


  • Maldito cobarde… - jadeó ¡¿Que diantre le había inyectado?! Apenas era consciente de nada y sentía su pulso latir cada vez más despacio - Ni si quiera puedes enfrentarte a mi sin artimañas... - jadeó procurando resistir a pura fuerza de voluntad, por rabia.

–Oh si, cuánto dolor… se que lo intentarás, cuento con ello. No deberías haberte inmiscuido en mis planes pero ¿sabes? Al final fue una suerte que lo hicieras. Tú y yo haríamos una gran pareja cuando te dejas de tonterías humanas ¿Qué vas a hacer ahora preciosa? – le subió la falda de atrás desgarrando su ropa interior mirando con intención a Drago que parecía a punto de estallar – No creías que ibas a ser el único ¿verdad? Me temo que no – Aspiro el aroma de Yes pegándose a su cuello, ella se estremeció – Tiene una piel muy suave – siguió apresándole el pecho con brusquedad manoseando su cuerpo. Ella se revolvió - Relájate tigresa… - le aparto el pelo de la cara echándole de un tirón la cabeza hacia atrás besándola con brusquedad. Saqueando su boca de forma brutal.


Tras eso la mando a manos de Azael con una risita y el otro volvió a mandarla hacia Atori como si fuera una peonza. Azael se acerco hasta ellos y deslizo sus dedos dentro de la falda de Yes. El estomago se le encogió.


- Ahora sabrás lo que es un vampiro de verdad.

-¡No Yes! ¡Suéltala! – grito Byron


Yes sentía nauseas, estaba mareada, estaba como en shock y parecía incapaz de reaccionar por mucho que quisiera, por más que lo intentaba todo se volvía peor, la sangre le ardía y los dientes le castañeaban, se estremeció y su bello se erizo cuando Atori exhalo tras su nuca. No soportaba sentir las manos de ellos sobre su piel. Los ojos de este se oscurecieron y desabrocho sus pantalones con la vista fija en Drago, el sufrimiento de este lo alimentaba aún más.


– Hace mucho que esperaba esto – le mordisqueó el cuello sin llegar a clavarle los colmillos - A mí también me gusta la niña, es muy apetecible, si te portas bien hasta quizás te la deje un rato – desvió sus pupilas ahora ambarinas hacia Byron que le bufo.


  • Drago… - susurró ella intentando escurrirse.
  • ¡Te matare! – rugió Drago con todo el odio arremolinándose amenazador alrededor, la jaula pareció crujir - ¡Maldito cabrón cobarde! ¡No la toques!

  • Atori rió disfrutando de lo lindo. Yes se sintió morir cuando lo noto presionando contra su entrada, fijo sus ojos en Drago y cuando Atori aflojo un instante la presión para poder llevar a cabo su cometido se volvió cara él clavándole la daga bajo el vientre. Este sorprendido se miro la herida incrédulo y Yesi corrió hacia los demás a la vez que pronunciaba las palabras para deshacer el conjuro que los estaba matando. Atori maldijo y se lanzo sobre ella que lo golpeó, este volvió a la carga dándole un revés. Yes cayó al suelo de lado de cara a los suyos, Atori la agarro con brusquedad de la pierna arrastrándola hacia él. Yes gruño pero dejo que la dejara contra él mientras se concentraba en abrir la maldita jaula, no impo

    rtaba lo que le hiciese, lo pateó de nuevo y lo mordió en el brazo haciendo manar su sangre y él la golpeó, se quedo sin aire un instante y noto como Atori volvía a tirar de ella, lo tenía prácticamente encima metido entre sus piernas, lo pateó, pero él era más fuerte. El dolor de la presión que ejercía contra su abertura la hizo soltar un quejido. Apretó los dientes y haciendo un nuevo esfuerzo hizo acopio de toda la energía que pudo concentrar y se la lanzó haciéndolo caer de culo. Tenía que alejarse de l

    os gritos de los demás y del dolor, se giro como pudo y aferrándose a los barrotes de energía que abrasaron sus manos se sentó salmodiando sin soltarlos hasta que por fin logro desintegrarla. Azael la aferro del cuello a la vez que irrumpían en la sala el resto de hombres de Atori haciendo estallar el caos una vez más. Byron se lanzo

    junto a Drago contra Atori pero este se deshizo con facilidad del vampiro rompiéndole el cuello, varios hombres los rodearon dejándolos contra la pared, Atori se dispuso por fin a herir de gravedad a Drago atacando también a Yesi que intentaba zafarse de Azael, Vlad, viéndolo se interpuso, el pulso se le disparo a Yesi, el tiempo pareció detenerse a su alrededor como congelado cuando vio las rodillas de su padre t

    ocar el suelo y las manos manchadas de sangre al cubrirse la herida. Un grito desgarrador cruzo la sala, no era ni consciente de que era su propia voz, el corazón se le rompía a pedazos un estallido de energía barrio el lugar dejando no más que rescoldos humeantes y lanzo lejos a Azael. Todos lo que quedaron en pie se detuvieron quedando en silencio con la vista fija en ella.


  • ¡Papa! – se arrojo a sus brazos
  • Yesi… - acarició su mejilla débil con una sonrisa – No te preocupes, no llores mi niña, siempre te he querido mi vida. Estoy muy orgulloso de ti, quizás no hice las cosas del mejor modo pero… no dejes que se salga con la suya.
  • No, papa, no me dejes… papi
  • Ha llegado mi hora cielo, no fue culpa tuya.
  • ¡No! – grito intentado sanarlo pero no había nada que hacer.

  • Rompió a llorar, no lo podía evitar, su cuerpo empezó a temblar y esa misma energía que minutos antes había arrasado con todo empezó a arremolinarse a su alrededor, cuando el cuerpo de su padre se diluyo de entre sus brazo se levanto con el pelo cubriéndole la cara, el aire se agito violento a su alrededor. Cuando alzó los ojos estos sólo mostraban ira, la energía pareció parpadear como si fuera el pulso de ella brillando cada vez con más intensidad.



    No le hizo siquiera falta mover ni un solo dedo que Azael salió disparado contra Drago que lo aferro por los hombros clavándole los dedos haciendo brotar su sangre.


    Continuará...


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Tus comentarios cuentan, gracias.

    Blogs Especiales