4 de julio de 2010

Clanes - Cap.1



- Hola chicos, ¿os falta algo más? – sonrió.

Tenía una voz igual de dulce y seductora, era algo menuda y no excesivamente delgada, tenía las formas ideales y ahora que la tenía más cerca parecía algo más joven de lo que creía, sus facciones dulces y redondeadas así lo indicaban… pero su mirada, su pose… no le cuadraba, pero era tan hermosa.

- Si, tú ¿Dónde has estado todo este tiempo? – dijo uno de ellos.

- Mañana se casa nuestro amigo, podrías dedicarle algo especial.

- Dale un beso – rió otro que retiro la mano antes de palmearle el trasero a una mirada feroz de esta.

- No creo que a la novia le haga mucha gracia. ¿Queréis beber algo más o no?

Pidieron todos otra ronda más light y ella se inclino para limpiar un poco la mesa y retirar vasos, justo cuando ya se iba Wolf la cogió de la muñeca. Ella desvió la mirada a la mano que le aferraba la muñeca y luego a él.

- ¿Quieres algo guapo?

Él sólo la observaba sin decidirse a hablar mientras la estudiaba.

- Mira cielo, si no quieres nada tengo trabajo. Y ahora suéltame.

Wolf se acerco a ella pero uno de los gorilas ya se aproximaba preguntando si había algún problema, él la soltó negando con la cabeza y pidió un refresco volviendo a su sitió. Su piel tenía un perfume tan delicioso… el resto le sonrió cuando volvió a la mesa sentándose.

Aún era de noche cuando el lugar empezó a vaciarse, Wolf ayudó a los demás a entrar en el coche y tras decirles que tuvieran cuidado cerró la puerta y los despidió. Se apoyo en su moto y espero mirando la puerta de salida. Si hubiera fumado se hubiese encendido un cigarrillo mientras esperaba que saliera la chica que no tardo mucho, despidió a dos compañeras y se puso bien la tira de la mochila sobre el hombro y luego miró a donde él estaba. Frunció el ceño y se acerco lo justo.

- ¿Qué haces aquí? – le pregunto poniendo un brazo en jarras.

- Esperarte.

Ella soltó una risa apagada y corta y luego volviendo a colgarse la mochila al hombro derecho lo miro y volvió a hablar.

- Mira chaval… será mejor que te largues.

- Puedes cortar ese rollo conmigo.

- Vale – suspiro y tras ladear la cabeza y rodearle como hacen los depredadores con las presas clavo nuevamente sus ojos en él – Vete a casa, no son horas para estar en medio del bosque solo.

- Por eso estoy aquí. Para llevarte a casa. No veo ningún coche…

- No te convengo – dijo suavemente y se giro para irse.

- Oye, tú misma lo has dicho, no pensaras ir tu sola a estas horas andando a tu casa. Es peligroso.

Ella rió divertida pero se paro y volvió a mirarlo y miro la moto.

Un gato salto del tejado y paso por al lado erizándose y Wolf casi creyó percibir un gruñido de ella.

- Vale. Sólo hasta casa – sonrió y cogió al vuelo el casco que él le lanzó, se apartó un mechón y subió detrás de él rodeándolo con suavidad una vez montado y con la moto en marcha.

- Tú dirás – le dijo Wolf y siguiendo sus indicaciones enfilaron cima arriba siguiendo la serpenteante carretera negra como boca de lobo hasta tomar un desvió por un camino mal asfaltado. Al cabo de un buen rato de quiebros se dibujo en las sombras la silueta de una bonita e impresionante casita de piedra y madera de una planta y buhardilla.

Aparco a un lado y espero a que bajara y puso el caballete, se saco el casco y recogió el que ella le tendía.

- Vaya, eres una solitaria… ¿vives aquí?

Ella asintió y se dirigió a la puerta donde acarició la cabeza de un Alaskan que gruñía al chico mostrándole unos afilados colmillos blancos. Se acerco un poco y lo miro fijamente, el animal bajo las orejas y casi se escondió tras ella que lo miró enarcando una ceja, notaba algo extraño en él, quizás… su olor, su forma de mirar o de moverse… Lo miro en silenció con el reflejo momentáneo de la luna, era muy atractivo, tenía algo salvaje. Jugueteo con la llave y tras mirarla distraída la metió en la cerradura.

- Pasa, prepararé un poco de café.

Él espero detrás de ella a que entrara y luego paso él mirando alrededor, era una casa amplia, sin mucha decoración, la cocina y el salón estaban en la misma sala separadas por un escalón que dividía las estancias, al fondo había una chimenea donde aún quemaba una agradable lumbre que mantenía la casa cálida sin ser agobiante, el sofá estaba en medio al otro lado había un televisor grande y en el suelo una mullida alfombra con algunos cojines esparcidos. Detrás había un mueble rustico con libros y algún adorno y un equipo de música increíble. La cocina era sencilla pero bien equipada, detrás del sofá pero bien separada había una mesa grande de madera, miro a un lado. En el escaso pasillo había una habitación con una cama grandecita, otra con algunos muebles y un butacón que seguro se haría cama, una baño y luego las amplias escaleras que subían arriba.

Ella puso la cafetera al fuego y subió por las escaleras mientras el miraba alrededor. La chica dejo caer el vestido tejano al suelo y luego tiro la samarreta sobre la cama, abrió una puerta corredera y se metió en un baño espacioso, a un lado había una ducha, en otro una bañera grande, una pica con un espejo ribeteado con metal galvanizado negro y luego el lavabo en sí.

Wolf oyó como encendía el agua de la ducha, luego imagino cómo se secaba. La chica entro en la amplía habitación con una cama enorme y baja, se sentó encima y acabo de vestirse y bajo la persiana, en otro ángulo había una estancia con un vestidor y un tocador. Se acerco a una pared, toco a un lado y una puerta se descorrió dejando ver la otra parte de la enorme buhardilla, allí había una sala con un ordenador, un equipo de música y estanterías repletas de libros, encendió la pantalla del ordenador y miró si se había bajado algo, lo guardo y acabando de secarse el pelo con la toalla, recogió la ropa del suelo y bajo.

El café ya estaba casi listo, cogió una taza y se la sirvió, aparto el cazo de agua que había puesto también a hervir y abriendo otro armario saco una simpática tacita de animalitos y dejo caer una bolsita de infusión echando el agua, le acerco el azúcar y se sentó en un taburete detrás de la barra replegando una pierna por debajo.

- Gracias – le sonrió cogiendo la taza y poniéndose un poco de azúcar -Me llamo Wolf.

- Yaizha – respondió sacando la bolsita de la taza y escurriéndola a la vez que saludaba a dos perros más, un Bobtail y un Gos datura, que se mantuvieron alejados de él.

Él la observó en silenció con los ojos brillantes en la penumbra y miro los suyos que también brillaban.

- Tienes unos ojos preciosos. ¿Te han dicho nunca que tienes ojos de bruja?

- Me han dicho muchas cosas, pero no. Eso no – lo miro agarrándose el tobillo donde pudo ver el tatuaje de una luna con unas estrellas y un rayo con ramificaciones, arqueo una ceja disimuladamente y bebió otro sorbo más de café, no podía ser lo que creía…

- Tu… tienes un nombre interesante – le dijo ella de forma un tanto misteriosa desviando la vista de los perros que se fueron a otra habitación que no había visto.

Él sonrió y se encogió de hombros quitándole importancia al comentario.

- Es un nombre. ¿Puedo preguntarte algo?

- ¿Por qué trabajo allí? – lo miro sonriendo tímidamente apoyando la barbilla en la mano. Él asintió – Pagan bien. Me gusta bailar.

- Pero hay otros lugares…

Ella sonrió enigmática y vació su taza.

- Deberías haber vuelto con tus amigos.

- Puedo verles siempre. Tienes un hogar muy acogedor… no pareces necesitar el dinero.

Ella rió y saltó del taburete dirigiéndose al salón donde se arrebujo en el sofá.

- ¿Por qué parece molestarte tanto lo que haga? – le miro sonriendo inocentemente.

- No quería incomodarte, disculpa. Sólo me choca. Eres bonita, pareces culta, inteligente… podrías hacer algo mejor.

- ¿Y qué hay de malo? No hago nada que no quiero, no soy una puta Wolf.

- No he querido decir eso.

Ella suspiró y apoyo la cabeza en el enorme cojín que había abrazado y lo invito a ir hasta el salón, él se acerco descalzándose para no manchar la alfombra y se sentó en el sofá donde ella había estado pues se había sentado en el suelo de cara a él de un modo que para él era sensual.


Continuara....

2 comentarios:

  1. Vaya amiga mía, para ser de tus primeras obras ha resultado ser sumamente interesante. Se veía ya la madera de artista...jeje

    Seguiremos expectantes esta nueva historia de clanes, en la que Wolf ( nombre muy significativo) parece ser el ¿"chico malo" ?

    Estaré atenta
    besos

    ResponderEliminar
  2. Gracia guapi,

    Ire subiendo capitulos poco a poco pero me temo que esta vez más bien es el clan de la chica el malo jeje pero nunca se sabe lo que puede suceder con esta candida criaturita...

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales