25 de julio de 2010

Causa y Efecto


Dicen que todo acto tiene su consecuencia en el mundo…

Lo que yo no sabía era que esta ley de la causa y efecto fuese tan cierto, pues así como el imán llama a sus fieles a la primera oración del día en el desierto las dunas de arena cambian bajo los efectos del aire y las lunas. Y mientras esto sucede en la otra punta del mundo sobre el tejado este, en el Tíbet los lamas repiten sus mantras a la vez que en el perpetuo hielo ese mismo viento levanta volutas de nieve agrietando el hielo.

Y en ese mismo punto por debajo de los tres mil metros de altitud una placa de piedra y nieve se desprende rodando ladera abajo y ahí en una fisura asoma una mano congelada detenida aún en un espasmo de dolor. Y justo entre esa mano crispada brilla con el primer rayo de sólo el rojo rubí engarzado en un milenario medallón.

Descubierto en el Tirol el cadáver de un hombre que permaneció sepultado en el hielo durante casi quince años muerto en extrañas circunstancias.

Las entidades competentes mantienen su mutismo entorno a este hallazgo, fuentes infiltradas comentan que el hombre sujetaba en sus manos un antiquísimo medallón que no saben datar ni identificar.

Continua la oleada de crímenes sin resolver en Washington, parece ser, según fuentes confidenciales que estos tienen similitudes con el cuerpo encontrado hace dos días en Israel y Laponia.

Siguen las exaltaciones en Corea del Norte. África e India al borde del levantamiento general. Rusia amenaza a las Naciones unidas, se habla de caos general y los más alarmistas ya empiezan a hablar del fin de los tiempos dada la situación mundial y los efectos del cambio climático.

El Vaticano cierra sus puertas a cal y canto, sigue sin llegar información sobre el extraño suceso acaecido tras sus puertas. El Cardenal hallado muerto, y que supuestamente se suicido mantenía correspondencia con el capellán también hallado muerto en Bossost.

Dejé a un lado el periódico tras leer los titulares y apure mi vaso de zumo. Quizás fue el aburrimiento lo que me llevo a la habitación de esa sórdida habitación de hotel pero lo que estaba claro es que nunca hubiera imaginado lo que se desencadenaría a partir de ese momento…

- Dana – pique a la puerta sin esperar contestación esta estaba entre abierta así que…

Entre mirando alrededor y lo primero que encontré fueron los restos de ropa tirados por el suelo y a un chico de revista medio incorporado en la cama y desnudo.

- Oh, perdón – dije volviéndome rápidamente.

Estaba claro que allí no había ni rastro de Dana, él dijo algo pero fui incapaz de entenderle ya que el agua de la cisterna del baño amortiguo el sonido de su voz. No quise ni volverme a mirar de no ser porque si era Dana…

- Ei Sherina – me dijo y yo me gire tiesa como un palo.

Casi se me desencaja la mandíbula cuando la vi a horcajadas sobre aquel tipo montándoselo como una profesional del porno gritando como una loca.

- Anda pasa, no te quedes ahí y cierra la puerta – dijo entre jadeos.

Yo no podía ni reaccionar a la vez que intentaba no mirar sus cuerpos desnudos y sudados, tenían la televisión puesta y la imagen que allí se sucedía parecía una copia perfecta de lo que estaba pasando en la habitación en la que me encontraba salvo por que la chica que estaba follandose al tío bueno de la tele mostro unos enormes colmillos y el chico le rebano el cuello como si nada mientras la pobre amiga que había entrado le decía “tío acabas de matar a mi mejor amiga” y él le decía “tranquila nena, ya estaba muerta. Por si no te has percatado era una vampira y yo no iba a ser su almuerzo”

No entendía que coño hacía yo ahí como una gilipollas pero es que aunque quisiera no podía apartar la vista de ellos, apreté el puño con la garganta obstruida y salí al pasillo cerrando detrás de mí la puerta donde me apoye jadeando.

Era como si todo se reflejase en un enorme espejo incidiendo sobre la realidad...

Nikta



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales