16 de junio de 2010

S.O.S sexta Parte



- A eso mismo me refería, un trabajo excelente preciosa – sonrió y yo le arroje un cojín que esquivo con una risotada – Medítalo, sólo digo eso, no es nada malo… sólo eso, tu eres capaz de mucho más – me cogió la cara con suavidad rozándome con aquellos dedos largos – sin duda una buena actriz – me estremecí.

Me tendió un vaso y me indico que me lo bebiese todo, obedecí, no tenía otra alternativa, tragué, era fuerte.

- Ese vídeo vale su peso en oro princesa.

Yo lo mire con odio ¿Por qué Ithan se había expuesto así, no le importaba su futuro? ¡¿Por qué?! No tenía sentido, no lo entendía, sólo lo había empeorado, ¿Cómo iba a salir de ese pozo donde yo misma me había metido? Joder Ithan… si todo salía a la luz los dos estaríamos acabados…

- Espero me des muchos más de estos, tengo algo muy especial planeado para nosotros – me aparto el pelo.

Se sentó a mi lado mirándome a la vez que iba acariciando mi pierna de arriba abajo de forma distraída. Una quemazón intensa subió por mi garganta y poco a poco me fui sintiendo extraña… la vista se me nublo levemente y la cabeza me rodo… era como estar ebrio o algo peor… ¡drogadas, íbamos drogadas! Por eso nos manipulaban con cierta facilidad, nos dejaban sin voluntad, sin fuerza, sin razón… sin nada, pero no lo hacía más fácil, dolía más. No íbamos a escapar.

- Lenca, Lenca, Lenca… piensa, usa esa cabecita…

Intente concentrarme, sus palabras parecían cobrar sentido de verdad…podía sacar beneficio de ello, ¿Por qué sufrir cuando podía disfrutar de ello? ¡Pero yo no deseaba eso! ¡¿Qué estaba diciendo?! El fuego se extendió por mi organismo abrasándome, era algo ardiente. Parpadeé de nuevo apretando con fuerza los ojos, me costaba enfocar ¿me iba a hipnotizar o algo? ¡¿Qué podía hacer?! ·”Resiste B, resiste” me dije luchando pero era imposible.

- Exacto, puede ser placentero y beneficioso para ambos…

Mi cuerpo se abrasaba… ¡¿Qué coño me había dado?! Me dolía de anhelo, necesitaba hacerlo…

- Puedo ayudarte a que sea así ¿Por qué verle el lado malo cuando un poco de química puede ayudarte con la transición? Te acostumbras, lo querrás, ya te ha gustado. Es más has disfrutado como una loba – me puso la mano en la mejilla deslizando luego su mano por mi hombro.

- ¡No! – sollocé.

- Serás una niña buena y harás lo que yo te diga – su voz se grabo a fuego como una orden ineludible en mi mente.

Estaba apoderándose de mi mente como un hipnotizador o algo por el estilo, programándome y apenas podía resistir. Me estremecí violentamente cuando se acerco más oliendo mi pie, me encogí aún más dispuesta a atacar cuando me atrajo de él con brusquedad sujetándome de la nuca.

- Que aroma tan delicioso… - me tiro del pelo y me tiro sobre el colchón, ¡no tenía fuerza… no podía…! Rió por lo bajo y me dejo allí tirada, Víctor cerró la puerta.

Enterré mi cara entre los cojines y grite. Grite hasta casi quedarme sin voz, me seque las malditas lágrimas e intente controlar mi cuerpo hasta que exhausta me quede medio adormilada con ese ardor insistente entre las piernas.

Era de noche cuando Nadia me vino a buscar, estaba congelada, tiritaba sin parar, estaba empapada en sudor y con la mirada perdida. Estaba fatal, tenía fiebre, lo que fuera que me hubiera dado me estaba destrozando. Nadia me metió amorosamente en la cama tras meterme en la ducha y se tendió a mi lado abrazándome mientras yo seguía teniendo espasmos.

La semana siguiente fue algo borroso, estaba insensible al dolor y al horror, pase de las manos de un hombre a otro trabajando sin cesar, fue tan atroz que mi mente lo bloqueó. Me hicieron de todo pero yo era incapaz de reaccionar, por las noches cuando cerraba los ojos los veía, ya no me quedaban lágrimas, yo me había metido ahí, era fuerte, podía hacerlo, era faena, no importaba... los meses pasaban… y todo empeoraba tal y como él dijo ¿Cuánto aguantaría mi cuerpo? ¿Cuánto sabía en realidad Ithan y cómo? Porque todo lo que me dijo se hizo realidad….

Algunas de las chicas estaban al límite de sus fuerzas y se habían convertido en una sombra de lo que eran, hasta en eso tenía razón. Nadia sollozaba, intentaba consolarlas, decirles que había un modo pero ellas no querían escuchar. Vi cuatro veces a Ithan pero apenas pude estar con él, otras tres veces más pago por mí y fue como una vorágine extraña porque seguía drogada, estaba tan bien cuando estaba con él… todo parecía desaparecer, era mi luz… era el sol, la alegría… una vía de escape y el corazón empezaba a latirme sin tregua cuando él estaba, su belleza me abrumaba aún dejándome sin aire y la cara se me iluminaba. Pero él no soportaba verme así, tenía la sensación de que cometería alguna locura, sobretodo como cuando me acorralo contra la pared con esa mirada oscura… estaba tan furioso. Se sentí impotente y no le servía de nada gritarme, no podía hacer absolutamente nada sin estropearlo y veía la furia, la rabia y el dolor en sus ojos como un reflejo de los míos. Y aún así era tan dulce conmigo… cuando me amaba era algo tan indescriptible…

Mi ser por completo se entregaba a él, le pertenecía, lo extrañaba y lo ansiaba, sólo él me completaba y me hacía sentir que era alguien hermoso por mí misma. ¡Dios que inadecuada me sentía para él! que no se rendía conmigo y Gerome… ese maldito sólo me presionaba con él, para atraparlo cada vez en su red, para conseguir más material contra él y yo me odiaba porque aunque él lo supiera seguía metiéndose cada vez más en su trampa.

Todo se precipito una noche… y aún no se cómo ni por qué. Estábamos todas en el comedor de abajo, con la televisión, apiñadas para darnos confort, fuerza. Yo parecía sostenerlas a todas algo enteras, hacía un par de semanas que no me sentía muy bien, tenía nauseas y estaba hipersensible aparte de hambrienta. Tenía los nervios destrozados y me devanaba los sesos buscando el modo de encerrar a esos hijos de la gran puta para siempre cuando la puerta del despacho de Gerome se abrió. Este se planto en medio y nos observó, se dirigió hasta el bar parloteando y bebió un trago de licor, ninguna de nosotras le prestaba verdadera atención, estaban aterradas aferradas entre ellas.

Continuara....

1 comentario:

  1. Un capítulo excelente amiga, que sepas que sigo leyendo, pese a que estos días estoy hasta arriba de trabajo y no puedo apenas conectarme. Espero que pronto podamos hablar, cuidate nena

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales