6 de junio de 2010

Atrapados

Bueno por fin aquí os traígo un nuevo capitulo de la historia de Lúa, espero que os guste:


Aquel calor la estaba agobiando, se cogió el corpiño e intento respirar, ¿Qué demonios le sucedía? ¿Había sido un error ir? Quizás aún no estaba preparada para todo aquello, aún controlaba su propia esencia y era vulnerable.

¿Por qué no había destruido ese maldito collar? Era lo único que tenía que hacer, no le había pedido nada más… la pena volvió a asestarle una nueva puñalada mientras seguía atrapada por el cuerpo de Azael.

¿Por qué le dolía tanto el corazón?

- Esa es la herida de la traición querida – rozo apenas su mejilla como si fuera un soplo de aire cálido.

- No… - dijo ella con un nudo en la garganta eran demasiadas emociones, demasiados recuerdos repitiéndose una y otra vez en su cabeza.

- Esta vez no está el gran padre para ayudarte, ni siquiera las Diosas vengativas y crueles, tampoco las demás, estás sola Lúa…

- ¿Qué es lo que quieres? ¿Quién eres?

- Lo sabes muy bien.

- No les hagas daño, haz conmigo lo que quieras pero por favor no les hagas daño.

- No son mis ahijados

- ¡Pero están vivos! Son fruto de la misma fuente ¿no tienes corazón?

- Si no lo tuviera no estaría haciendo todo esto, quédate conmigo y nadie saldrá dañado. Esta vez voy a ser yo quién escriba las páginas del destino moldeándolo a mi gusto, llevo demasiado siendo sólo un mero espectador que toma notas.

Él pulso de Lúa volvió a retomar aquella alocada carrera y frunció los labios molesta, aquel tipo sabía muy bien que ella no soportaría el chantaje ¿Qué pretendía?

- Mi hermanita no es para ti, así que deja de buscarla y procura no olvidar los recuerdos que te ha dejado por qué no volverás a acercarte.

Los ojos de Andrei refulgieron intentando contener las ganas de coger del cuello a León, estaba demasiado nervioso y tenso si empezaba a perder el control… él no sabía de que sería capaz, era como si la bestia salvaje que dormía agazapada dentro de él despertara de un largo letargo con una fuerza devastadora, furia era su nombre, deseo y sangre su sustento… era una fuerza demasiado potente y extraña que lo asustaba por su brutalidad. Galen llego por fin junto a ellos y le puso una mano en el hombro haciendo soltar un leve siseo a Andrei.

- ¿Va todo bien?

- Perfectamente Galen. Sólo estábamos conversando – lo miro León.

- ¿Dónde está Lúa? Necesito que vayas con ella, no debería haberla dejado sola – le dijo a su antiguo amigo mentalmente, ahora mismo agradecía horrores conservar esa conexión con el vampiro mayor.

- Iré a buscarla ¿puedo dejarte solo? – le pregunto del mismo modo mirándolo con intensidad.

La postura y la energía que desprendía Andrei era palpable hasta para él, estaba tenso, casi agresivo…

- Y busca también a June, no sé porque pero siento que ella está en peligro.

- Ocupa tu puesto Andrei, no me quedaba más opción que haceos venir.

- ¡Ve! – le insto Andrei.

Galen asintió y hecho una mirada al resto de chicos de rodeaban a Andrei, el también estaba limitado, controlaban sus movimientos y sabía que lo estarían vigilando para que no se interfiriera, no poder advertir a Andrei lo estaba matando, era como su hijo y sin embargo estaba traicionándolo en cierto modo. Suspiro para sus adentros y se alejo despacio.

¿Por qué no podía sentir a Lúa? Hacía rato que intentaba localizarla y no había forma ¿Dónde estaba, que ocurría?

- Tú obsesión por ella es enfermiza, es tu hermana… ella nunca te aceptara.

León estrecho los ojos con odio pero lo ignoro.

- Andrei si quieres salir entero y que nadie salga herido se un buen chico, esto ya no va contigo. No me hagas volver a repetirlo.

Él gruñó y dio un paso al frente con los ojos brillantes pero se detuvo en el mismo momento en que vio llegar a June corriendo hacia él cogiéndose a su brazo.

- ¡Andrei! – lo miro angustiada, tenía un muy mal presentimiento.

- Gracias pequeña, nos lo has puesto más fácil – sonrió Edriene y en lo que se tarda en chasquear dos de aquellos soldados la arrancaron de su brazo inmovilizándola de un modo imposible.

- ¡No! – grito ella

- ¡Suéltala! – lo amenazo Andrei a la vez que Iser adoptaba una expresión feroz dispuesto a atacar.

Todos apuntaron sus ataques hacia Iser.

- Tranquilito traidor. Tú también tendrás tu merecido.

Él gruño mirando alrededor volviendo a adoptar una pose más o menos relajada ante la petición de June.

- Llevándolos abajo, nos reuniremos todos allí – ordeno León mirando alrededor.

Así que discretamente los suyos los hicieron salir de la sala y los condujeron hacia los calabozos del palacete.

Lúa sintió como la mano de Azael se cerraba como una tenaza alrededor de su brazo y la hacía mover.

- Vamos, nos esperan. No intentes nada princesa o lo pagaran caro – la atrajo hacía él susurrándole aquello al oído aspirando su aroma a la vez que rozaba su nariz contra la mejilla de ella que se estremeció.

La puso de nuevo a su lado y atravesaron la sala por un corredor contiguo, bajaron unas estrechas escaleras y se metieron en las entrañas de aquel lugar. Una vez abajo del todo Lúa intento correr hacia Andrei y June a los que retenían por la fuerza pero Azael la retuvo hasta que la reja de la celda se cerró y ella se lanzo sobre esta aferrando los barrotes.

- Andrei.

- Lúa – cogió su rostro entre sus manos a través del metal.

- Hola Casandra, cuánto tiempo – sonrió malicioso Azael.

Andrei permaneció delante de June con el brazo por delante de su cuerpo, ella bufó mostrando los colmillos mientras Azael sonreía divertido.

Continuara...

Nikta

1 comentario:

  1. woow, un concentrado de acción emocionante, el toque perfecto Nikta, veo que ha sido un fin de semana productivo amiga mía.
    Me encanta el giro que le has proporcionado a la historia, me gusta también que June ya no esté sóla... estoy deseando profundizar más en el pasado de Lúa, de "Cassandra" y desenmarañar esas incógnitas que me tienen intrigada a mí y a Andrei jejejeje
    Felicitaciones, un buen capítulo

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales