10 de mayo de 2010

Reencuentros Inoportunos

Andrei suspiro dejando caer la cabeza sobre la almohada y dejo la vista perdida en el techo mientras acariciaba distraídamente la espalda de Lúa que dormía medio apoyada en él. ¿Cómo comportarse cuando no recuerdas que es ser un niño? Como soportar el paso de tiempo? Como llevar todo aquello… para el resto era fácil, eran adultos…

June había intentado ocultárselo pero él la conocía demasiado bien como para saber que no estaba de todo bien. Suspiro una vez más y desvió la vista hasta el rostro de Lúa que lo estaba mirando con sus enormes ojos de gata y le acarició la nuca, él le sonrió y Lúa se sentó a horcajadas sobre él besándole. Tras eso lo miro entristecida.

- Parece que solo sigo causando problemas – bajo la vista ella.

- ¿Por qué dices eso? – le levanto el rostro por la barbilla.

Lúa se aporto sentándose en la cama abrazada a sus rodillas.

- Siento casi todo lo que sentís vosotros – cerró los ojos – Estáis preocupados… y lo entiendo.

- Ven aquí – la trajo hacia su pecho donde ella se acurruco – Ha sido todo tan irreal que ninguno a tenido tiempo de asimilarlo. Esta no es una vida sencilla Lúa.

- Lo sé. Créeme. Nunca lo ha sido – dijo como perdida en sus recuerdos.

- ¿En qué piensas? – enredo sus dedos entre el cabello de Lúa.

- Creo que tienes más preguntas tu que yo – sonrió mirándole él también lo hizo sintiendo como el corazón le daba un vuelco acelerándose.

- Sigo sin entender como alguien como tú podría querer esto… te quitado todo lo que tenias Lúa, te he “condenado a esta vida”

- Sigues sufriendo tanto… eres más noble y más humano que muchos ¿tan poco te gusta lo que eres Andrei? – la tristeza se había adueñado de su bello rostro.

- No es eso Lúa – susurro tendiéndose sobre ella – No sé cómo, pero tú me has traído de nuevo a la vida. Es como si siempre te hubiera estado esperando a ti, siento q sin ti no hay nada, que te conozco y tú…cuando nosotros…

- Viste otros tiempos, recuerdos y lugares que te resultan familiares.

- Si – la miro extrañado – Lúa ¿cómo? – le cogió la cara entre las manos – Tus ojos…

La puerta del piso se abrió estrepitosamente y Andrei saltó preparándose al sentir el peligro. No era nada bueno aquello…

Las caras de los vampiros que irrumpieron en su casa no eran mucho mejores.

- Y yo que no quise creerlo, pero aquí estas… - miro fijamente uno de ellos a Lúa.

- Hermano, Edriene. Cuanto tiempo.

Continuara…

Nikta

1 comentario:

  1. uuuuuuuu hermanos? vaya vaya, esta Lúa realmente vale más por lo que calla que por lo que cualquier otro diga jejeje
    besos

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales