14 de mayo de 2010

Dudas

Lúa se encogió sobre sí misma como si deseará desaparecer y cerró los ojos.

A veces era el destino el que te perseguía a ti… pero ya era hora de asumir su lugar y aceptar lo que era. Esa vez no dejaría que nadie manejara su vida, era sólo suya y era ella quién decidía, ella era quién tenía el poder para ello. Nunca más le volverían a hacer daño ni a separarla de quién amaba. Y ellos se llamaban justos pensó con una sonrisita cansada y cínica. Esta vez no sabían lo que les esperaba…

Ella ya no era la niña asustada que se dejaba llevar. Tampoco la furia la dominaría más. No la usarían jamás, no era un trofeo ni una posesión.

Lúa miro a Andrei y bajo la vista avergonzada. Entendía perfectamente cómo debía sentirse, ella misma se sentía una traidora. Veía en sus ojos el dolor y eso era aún peor ya que sólo deseaba arrojarse a sus brazos. Era un cúmulo demasiado contradictorio de emociones en muy poco tiempo.

No quería herirlo y sin embargo… no hacía otra cosa. Aquella mirada le dolió más que si le hubieran arrancado el corazón, prefería morir a sentir su despreció.

- - Grítame – murmuro – Atácame pero dime algo – murmuro con labios temblorosos.

Quería evitar llorar a toda costa, se había prometido no hacerlo más, ya había derramado demasiadas por todo aquello que la perseguía. June contuvo el aliento incapaz de dejarlos solos. Era como si ahora mismo fuese ella la que los mantuviera enteros.

- - ¿Qué quieres que te diga Lúa? Eres tú la que andas con secretos.

Ella asintió desviando la vista a la ventana, él tenía razón, era cierto que ella lo complicaba todo, siempre era el problema y ese silencio la estaba matando y sabía que él tendría mil y una dudas y que la incertidumbre lo estaría destrozando. Tenía demasiadas preguntas sin respuesta y ella no podía hacer nada. Y aquel maldito silencio era insoportable hasta que Andrei totalmente serio lo rompió.

- ¿Confías en mí? – le pregunto

- Andrei te di mi vida – respondió con el corazón roto y los ojos húmedos.

- - Entonces háblame ¿Qué ocurre? Si no me dices nada no puedo ayudarte Lúa ¿es que no lo ves? ¿Cómo puedo protegerte entonces?

- - Has de recordar por ti mismo – una furtiva lágrima de impotencia y tristeza resbalo por su rostro de porcelana – No puedo decírtelo. Tienes todo el derecho a estar enfadado, a desconfiar de mí…

- - Lúa… - suspiro intentando contener sus propias emociones, no quería gritarle ahora, ni enfadarse, parecía tan frágil. Sólo quería abrazarla y decirle que estaba con ella, pero era todo demasiado – Es que no logro entenderlo Lúa. Lo intento pero es que no consigo encontrarle sentido. ¿Cómo puede ser tú hermano? Tanto él como Edriene llevan siglos siendo lo que son. En cambio yo acabo de “crearte” y ese poder…

- - Llevo toda la eternidad naciendo una y otra vez, repitiendo esta maldición hasta que algo cambio y te sentí…

Él parpadeo confuso y ella sonrió sin emoción negando a la vez que volvía a ocultar su rostro entre su cabello apoyando la frente en su mano derrotada.

- - Lúa… sólo quiero estar contigo, no importa todo lo demás. Pero es que has de intentar ponerte en mi lugar. Esos no son cualquiera y te juro que tenía ganas de arrancarles la cabeza, estoy furioso, desconcertado y… fuera de lugar. Sois lo más valioso para mí, no me perdonaría que os sucediese algo – miro a June que le devolvió una cálida sonrisa.

- - Lo se. Pero no me alejaran de ti – se acerco a él envolviendo su rostro con las manos – No podrán volver a hacerlo – dijo con firmeza y determinación. Casi de un modo demasiado duro para alguien tan suave como ella – Ahora soy como siempre fui gracias a ti. Si tan solo pudieras recordar amor… - cerro los ojos con un suspiro.

June los observaba con el corazón en un puño, cada vez estaba más segura de que no se equivocaba, a la fuerza debía ser aquello…

- - Lo intentare – apoyó su frente en la de ella cogiéndola de la cintura – Siento que hay algo en ti distinto a los demás.

- - Sólo te pido una cosa Andrei – lo miro fijamente - Pase lo que pase no olvides lo que sientes por favor.

Andrei la observo atentamente, parecía asustada aún y temblaba como una hoja.

- - ¿Qué podría suceder para que me alejara de ti? Eres mi corazón Lúa – sonrió para tranquilizarla y la atrajo más hacia él besándola despacio.

Hacía tanto que se estaba conteniendo de hacerlo. Lúa le paso los brazos por detrás y se dejo fundir en él. Su regazo era tan cálido y seguro…

- - Gracias June ¿estás bien? – la miro ella

- - Por supuesto. No soy una muñeca de porcelana – le guiño el ojo.

Lúa sonrió esta vez con ganas.

- - Lo sé, eres una fiera guerrera. No deberían subestimarte nunca June, eres mejor de lo que todos creen.

- - Anda parejita, id a comer un poco y volved a la cama – se volvió para ir a su habitación.

- - June – la llamo Andrei.

- - Si, si… de nada, estoy bien no te preocupes – le sonrió dejándoles solos.

Ambos debían ir a alimentarse sin duda.

Continuará…

Nikta

1 comentario:

  1. Andrei torturado y tan contenido resulta si cabe más atractivo que antes, me gusta que se deje llevar por Lúa, pq pese a su secretismo confío en su buen fondo. Besos
    ( June la mejor, June forever... jeje)

    ResponderEliminar

Tus comentarios cuentan, gracias.

Blogs Especiales